Storytelling

La manera de conectar con el público.

¿Recuerdas la última película buena que viste o la anécdota más divertida de la semana? Ahora haz el mismo ejercicio pero con el último informe de gobierno, o el pasado reporte trimestral en tu trabajo. Seguro no recuerdas muchos detalles de las últimas dos cosas.

Resulta que lo que llega a nosotros en forma de historias (Bien contadas), es mucho más memorable que los simples datos duros. Esto se debe a que nuestro cerebro evolucionó para contar y escuchar historias. Nos han gustado desde siempre. Gracias a esta habilidad pudimos progresar. En la época de las cavernas las historias servían para compartir información importante para la supervivencia, también nos ayudaban a imaginar cosas que no existían, lo cual a su vez nos permitía trabajar a todos bajo un mismo objetivo (Cooperación).

Entonces cuando hablamos de contar historias nos estamos metiendo en un terreno que es tan básico e instintivo para el ser humano como respirar. Por eso cuando intentes vender una idea nueva, presentar un proyecto, vender un producto, etc. Si compartes la información con la estructura de una historia, es más probable que ésta sea realmente memorable. Es a lo que hoy en día le llamamos Storytelling.

Robert Mckee, el gurú del guión cinematográfico hollywoodense, presenta una estructura, que en realidad es muy similar a la manera en que se escriben los guiones de películas, para contar historias de negocio.

1. Personajes

Como toda buena historia los personajes son esenciales. Ellos son los protagonistas. Son el hilo conductor de lo que se está contando. La historia avanza, cambia y gira por ellos. Por eso deben sentirse muy humanos, el público debe sentir que lo que les estás contando les hubiera podido haber pasado a ellos.

Si logras esa conexión, estás del otro lado.

2. Tiempo y un lugar

Los eventos deben suceder en un tiempo (hace un año, un mes, cuatro días, etc.) y en un espacio físico (una ciudad, un parque, una oficina, etc.). Aquí es donde se desenvuelven los hechos que se contarán. Esto permite que la audiencia tenga un contexto, básicamente es el escenario en donde los personajes interactúan.

3. El mundo como siempre fue

Cuando se planteé el tiempo y lugar, debe quedar claro cómo era el mundo antes de que sucedieran los hechos que le dan relevancia a tu historia. En esta parte las cosas se encuentran en balance, como La Comarca de “El Señor de los Anillos”, el mundo de donde parte el protagonista.

4. El suceso crítico

Se refiere a “algo” que pasa y saca de balance ese mundo normal. Puede ser cualquier cosa, algo malo o algo bueno, de ese punto es de donde se desarrollará la narración. Si pones varios puntos críticos a lo largo de la historia, ésta se vuelve más interesante. Sucesos que vayan de positivo a negativo y viceversa.

5. El objetivo

Toda la historia en su conjunto debe tener muy claro lo que se quiere contar. El objetivo es lo que el protagonista quiere lograr, normalmente en las historias de cine lo que el personaje principal quiere conseguir es que su mundo regrese de nuevo a su balance inicial.

Si aplicas estos tips al momento de contar tus ideas lograrás que sean memorables. Y si todo está bien estructurado, seguramente podrás convencer a tu audiencia.

Like what you read? Give Christopher Cardenas a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.