Prólogo: Antes del Cero

¿Acaso eres un soñador?
¿Que no te das cuenta que en los pasos que das tambaleas?
Que en los cientos de caminos recorridos escogiste el más difícil. El camino de pensar que decidiste tú.

La incredulidad en tu rostro me complace. Veo al menos que no eres ajeno a lo que escuchas…

El concepto de decisión es una burla inventada por el universo, una manera de hacernos sentir en control. Como un roedor esta en control de su madriguera; como una lagartija esta al mando de su pecera. Tan en control como pudiera estar una hormiga de los caudales de los océanos, estamos nosotros en control con los designios del universo; de los designios del tiempo y el espacio.

El lugar en el que te encuentras en este momento fue diseñado hace millones de años; cuando la energía era tanta en su interior que no le quedó más remedio que explotar y derramarse hasta donde pudiera alcanzar. Pero El Comienzo nunca sería tan holgazán como para hacerlo fortuitamente; un grano de tiempo antes de dejarse derramar y definir los confines de la materia hizo su creación mas hermosa, El Diseño Imperfecto le llamó.

Ahí es donde entras tú. 
Tú entraste a escena en el momento en el que El Diseño Imperfecto te alcanzó, en el momento en el que el tiempo-espacio resultante del ‘derrame inicial’ necesitó un creador de ideas más para balancearlo todo, y que el diseño se pudiera seguir dando.

El no estar en control no implica ser prescindible. Eres el clavo que mantiene el casco del buque lo suficientemente hermético para poder seguir el viaje.

No sabemos que destino tiene esta travesía. Ni siquiera sabemos cual es el siguiente puerto en el que atracaremos. De lo único que podemos estar seguros es que este hermoso viaje imperfecto se trazó ya hace millones de años… un grano de tiempo antes del cero.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.