Móvil es el usuario, no el dispositivo

Cuando hablamos de ‘móvil’ no estamos hablando, o no deberíamos, de un dispositivo, estamos hablando de una forma de vida. El móvil es, de facto, una extensión de las personas que afecta a sus rutinas y su comportamiento.

Ahora que empezamos a convencernos (incluso a obsesionarnos) de que las estrategias deben estar centradas en el móvil en lugar de en el usuario*, bueno será que reflexionemos sobre el verdadero significado de ‘móvil’.

*comparativa de búsquedas en Google: user centric vs. mobile centric

Móvil no es el dispositivo, es el usuario. No hay un cambio en la estrategia, que sigue estando centrada en las personas (tranquilos, no hemos estado equivocados hasta ahora) sino que hay un cambio en el comportamiento de éstas, porque el móvil, esta vez sí el dispositivo, es parte casi inseparable de ellas.

Así que cuándo pensemos en cómo deben ser nuestros productos digitales, los que son puramente informativos y los que no, debemos tener en cuenta no el formato de la pantalla, que también, sino el momento en el que el usuario móvil va a consumir ese contenido. La mayor o menor extensión del texto, la inclusión de elementos multimedia, la funcionalidad, e incluso los temas a tratar, deben depender de ese momento.

No es la misma la necesidad ni la disponibilidad que tienen las personas al despertar que al relajarse en casa cuando termina el día. No es la misma su necesidad ni disponibilidad cuando se encuentran en el transporte público camino del trabajo que durante la jornada laboral en la oficina. No son las mismas tampoco entre semana que en el fin de semana, ni durante sus vacaciones. Ni son las mismas cuando necesita resolver un problema concreto o quiere realizar una acción (una compra, una reserva…). No es difícil concluir que los productos y contenidos digitales que elaboremos no pueden ser los mismos, ni en forma ni en fondo, para todos esos momentos.

Una buena idea para acercarse de forma correcta a los productos que los usuarios esperan de los medios es descartar convenciones admitidas como mandamientos para el diseño y creación de esos productos y contenidos digitales y comenzar a trabajar sobre personas y momentos. No es cierto que los contenidos móviles deban ser cortos, por ejemplo. Deben ser apropiados para el momento y resolver una necesidad.

Esta será, además, una buena forma de prepararnos para la consolidación de los wereables, que incluirá la universalización de dispositivos que todavía no conocemos ni sabemos qué van a ser capaces de hacer. Serán móviles, porque sus usuarios lo son.


A partir de ideas como esta, realizamos consultoría sobre contenidos, productos y estrategias digitales para medios de comunicación en todo el mundo.

delrio [at] midiamundo.com

Like what you read? Give Chus del Río a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.