La plaga de las fake news

Las noticias falsas se convierten en pandemia. Parece una noticia falsa, pero es real.

En el 2017 el uso del término fake news aumentó en un 365% en el mundo, llegando a ser la palabra del año del diccionario de Oxford. Más aún, el 2018 algunos países de Latinoamérica triplicaron sus cifras de interacción con noticias falsas llegando a las 12 millones de interacciones.

Lo más probable es que nuestra primera aproximación con las fakes news fue superficial, a través de un “meme”, como una broma en un grupo de amigxs de whatsapp o como el nuevo fenómeno de internet, pero sin duda como algo completamente inofensivo. Lo que está muy lejos de la realidad.

Las fakes news no son solo una amenaza a lo que consideramos como “verdad”, sino que, por sobre todo, a las democracias, a la toma de decisiones de quienes nos gobiernan y representan y al rumbo de la humanidad.

Todos los años los y las usuarios de internet aumentan, en el 2018 esta cifra incrementó en un 9,1%, llegando a 4338 millones de usuarios en el mundo, es decir, aproximadamente el 59% de la población mundial. Si consideramos que en cada minuto se realizan 3,5 millones de búsquedas en google, se producen 900.000 accesos a Facebook y se envían 156 millones de mails en el mundo, la cifra de contenidos en la web: imágenes, noticias, columnas, vídeos, etc es inimaginable y peor aún, ¿cuánta de esta información es real?

El fenómeno de páginas conocidas por difundir información falsa cada día se hace más frecuente, incluso en 2017 se encontraron 122 páginas dedicadas a la fake news en el mundo. Según las estimaciones, para el año 2022 la mayoría de los países occidentales consumirá más información falsa que noticias reales.Como podemos ver tenemos un problema.

A primera vista el antídoto de la mentira es la verdad, y ese ha sido el enfoque de muchas organizaciones durante los últimos años, pero en la vida real no todo es como en las películas y los buenos no siempre ganan. A pesar del arduo trabajo de miles de comunicadores e investigadores, las fake news parecen ser inmunes a esta vacuna y proliferan mucho más rápido que la verdad.

Los últimos estudios incluso explican que las fake news se difunden más rápido que las noticias verdaderas y que el factor humano es más determinante que los bots- a quienes culpamos por mucho tiempo- al momento de viralizar noticias falsas, lo que podría explicar porqué la estrategia de fact checking ha sido insuficiente contra las fake news. Bajo esta suposición, si los bots no son los principales culpables, sino que las personas comparten noticias falsas que confirmen sus creencias , ¿por qué no hemos sido capaces de frenar las fake news?, ¿existen otros factores que influyen en este fenómeno?, ¿por qué las noticias falsas se difunden más rápido que la verdad?.

Al parecer no existen certezas, pero sí muchas preguntas y deseos de analizar el fenómeno de las fakes news. No nos queremos quedar atrás, así que nos sumamos y aquí nuestra reflexión: Parece absurdo que lo que consideramos como un logro para el siglo XIX, el salto desde la teoría de la generación espontánea al método científico, que estableció que lo central para definir dogmas en la ciencia era la experimentación y pruebas, hoy se diluye ante investigaciones ficticias y afirmaciones falsas, como si la realidad no fuese más que la relatividad subjetiva que cada personas desea, como si la realidad se basará en lo que cada uno cree.

Nos invade una sensación de surrealismo al ver que lo que científicos y científicas descubrieron hace siglos y permitió erradicar enfermedades, hoy se vuelve ficticio y parte de una realidad imaginaria.

¿Estamos soñando? No, y no solo las cifras de brotes de enfermedades prevenibles aumentaron. El sarampión, por ejemplo, ha visto un aumento del 30% en los casos a nivel mundial, y con ello nuestro riesgo de la generación de pandemias, sino que también las reglas de la democracia están en jaque. Hoy se dio espacio a la normalización de los discursos de odio y la relativización de los derechos humanos, pilares fundamentales para nuestras sociedades, circulan día a día en internet, sumando miles de clicks, me gusta y compartidos.

Lo anterior no solo se trata de falta de educación, que la ciudadanía no tiene herramientas para diferenciar lo falso de lo verdadero, o que somos víctimas de la automatización de las comunicaciones y que existen millones de bots trabajando en el mundo para construir una falsa realidad.

El fenómeno de las fake news supera con creces los límites de estos análisis y es un desafío para la sociedad entenderlos y así para combatirlos. Hoy más que nunca es necesario promover estudios interdisciplinarios a gran escala para detener la epidemia de desinformación y crear, al fin, una ciudadanía informada saludable basada en certeza y verdad.

Ciudadanía Inteligente

Written by

Latin American NGO using technology and innovation to transform democracies. Based in Chile and Brazil, we work to fight inequalities in our entire region.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade