Periodismo, opinión pública y redes sociales

“La prensa no solo es el arma más poderosa contra la tiranía y el despotismo, sino el instrumento más eficaz y más activo del progreso y de la civilización”. Francisco Zarco (1829–1869), diputado, político y periodista mexicano.

Hace un tiempo tuve la oportunidad de hablar con Lluis Orriols sobre uno de los debates más candentes de la actualidad ¿Los medios manipulan a la población? Es una pregunta aparentemente sencilla de responder. Pero para sentenciar un sí o un no, hay que tener en cuenta diferentes factores.

Vivimos saturados de información, y si además eres estudiante de periodismo o alguna de sus variantes, no dejan de repetirte “tienes que leer diferentes medios”, “lee prensa escrita, no te vale solo con los medios online”, “deberíais ver siempre los telediarios”, pero de diferentes cadenas, claro. Y si te queda tiempo lee la última novela de Pérez-Reverte y empápate de la última edición del programa de reportajes de moda.

A todo esto, súmale que debes estar constantemente pendiente de lo que pasa en Twitter, ya que es un espejo de lo que pasa en el mundo. Una forma de mantenerte al corriente y saber la opinión pública de los temas de actualidad. ¿Es esta la forma correcta de estar informado?

En la democracia la materia prima es la opinión pública. ¿Y en los medios de comunicación? ¿Qué es lo que prima? Los más “capitalistas” defienden que un medio es al fin y al cabo una empresa, y que se mueve por la ley de la oferta y la demanda. Los más románticos del oficio, defienden que los medios luchan por y para que los ciudadanos estén informados de la manera más objetiva posible.

Y entre unos y otros se cuece un mix entre lo que opina la gente, lo que dicen los periódicos y lo que cuentan las redes. Y al final, nos enteramos de lo que les interesa que sepamos. Que lo demás está bien escondido en cualquier cajón, no vaya a ser que salga a la luz una opinión sobre ello.

Y como yo aún soy “proyecto de”, fui hablar con alguien que entendiera un poco del tema. Pues, el más ignorante es aquel que escribe sin saber de que habla. Así que Orriols nos explica qué es la opinión pública y como puede influir esta en medios de comunicación, o viceversa.

Saquen cada uno sus conclusiones.