5 TAREAS DE ESCRITURA COTIDIANA PARA AUMENTAR TU FELICIDAD

Es difícil encontrar la escritura como una herramienta ligada a aumentar o preservar un estado de felicidad y no solo en relación a resolver algún trauma o asunto inconcluso del pasado.

Escribir de forma cotidiana ayuda a aumentar ese estado de felicidad esencial que nos acompaña cotidianamente, ayuda a sentirnos aún mejor con nosotros mismos y con nuestro entorno.

Aquí 5 formas en las que podemos usar la escritura para sentirnos aún mejor cada día:

1. Rescata tus sueños: Todos soñamos varias veces cada noche, rescatar los sueños placenteros al levantarnos te ayudará a tener una sensación grata durante el día. Si eres de las personas que no recuerdan sus sueños con facilidad te recomiendo que tengas alguna libreta al lado de tu cama y que antes de levantarte la tomes y escribas todo lo que recuerdas de tus sueños, no te detengas en detalles de la narración, recuerda que los sueños no siguen la misma lógica diurna, así que simplemente escribe todo lo que venga a tu mente. Verás que con el paso de los días la tarea se hace más sencilla y lo que escribes más completo y detallado.

2. Convierte tu día en un cuento: Cotidianamente vivimos acontecimientos que, con un poco de imaginación, pueden ser narrados como si fueran un cuento de hadas. Escribe tu cuento cotidiano, se trata de convertir las pequeñas dificultades en obstáculos mágicos y encontrar los poderes o personajes especiales que te ayudaron a sortearlos para, al final, terminar feliz.

3. Escribe una carta compartiendo tus logros a alguien ausente: ¿Hace cuanto que no escribes una carta? No hablo de reenviar un correo electrónico bonito o de enviar un mensaje de texto corto, hablo de escribir una carta completa. Escribe una carta a alguien que hace mucho tiempo que no ves compartiendo todo lo bueno que te ha pasado desde la última vez que se vieron, si la puedes enviar mejor, seguramente también aumentarás su felicidad.

4. Colecciona anécdotas: Elabora un cuaderno (o carpeta electrónica) donde recopiles anécdotas divertidas. Casi todos los días nos pasa algo que podemos catalogar dentro de éste rubro, algo que consideramos que vale la pena contar como el detalle chusco del día. Escríbelo, con detalle, revívelo en la narración lo más pronto que puedas, será como haberlo vivido dos veces.

5. Escribe una lista de detalles: Cada día nos sorprende con detalles que en ocasiones pasamos por alto pero que, con un poco de cuidado, pueden hacer los momentos especiales. Ver un colibrí asomarse a tu ventana, el arcoiris que te sorprende a media tarde, el señor amable que te devuelve la moneda que tiraste, el niño pequeño que te hace más llevadera la fila al jugar contigo a las escondidas. Los detalles están ahí, capturarlos en tu lista de detalles diaria te dará al final del día la sensación de que viviste un día especial.