El complicado regreso

De cierto lagunero

Fco. Javier López Alvarez

No. Nadie dijo que es simple. Ayer pude ver a mis compañeros de spinning hacer su clase y con mucho afecto tomé algunas fotografías para usarlas en redes sociales, pues el ambiente lucía espectacular. ¿Qué sentí? Muchos deseos de volver y mucha comodidad. Me di cuenta que tengo que vencer mucho más de lo que pensé.

Soy de los que de inmediato lucen la falta de alguna actividad física disciplinada y aunque sigo usando las mismas tallas de ropa, con el simple hecho de no sentirme igual de cómodo me puedo dar cuenta que me hace mucho provecho hacer ejercicio. Incluso a mi se me nota muy pronto una pizza de carne, hongos y cebolla y la verdad es que no llevo sólo una durante estas semanas sin bicicleta.

Si sumamos a los 43 años que tengo los 60 días (ocho semanas o dos meses, como quieran calcular) fuera de circulación por fractura distal de radio, además de los cuatro fines de semana verdaderamente locos en los que me he visto involucrado con un tenedor en la mano, así como el tiempo disponible para actividades intelectuales, relaciones públicas y entretenimiento (todo ha sido sentado) y lo que incidirá en mi pérdida de condición física y retroceso en nutrición… Si, el regreso es muy complicado.

El uso de una férula muy moderna con una barra de un material ligero y rígido en la mano izquierda me permite tomarme del manillar (manubrio le decimos por México) y sostener el curso de mi bicicleta; sin embargo, todavía no he decidido lanzarme a carretera por no estar seguro aún lo que haré si me caigo nuevamente sobre la muñeca o si a distancia de casa me vuelve a doler a grado de no poder volver. Además, no se si afectará a mi recuperación ponerme a darle ya a la bicicleta.

¿Me siento motivado para volver al gym a hacer spinning? Si, de hecho lo hice ya; pero por todas las razones que puedan imaginar he debido dedicar ese tiempo a otras cosas y total sigo panzón y sin condición física.

Cierto que estoy exagerando, igual de real de mi pasión por andar en bicicleta.

Gusto en saludarles.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.