En ocaciones necesitas preguntar ¿por qué no? para reconocer

con claridad un posible problema.

Una vez identificado la raíz del motivo por con el cual te ha

detenido, entonces puedes empezar a buscar la solución para

tomar acción estratégica y arreglarlo.

Si no puedes mencionar claramente que quisieras que estuviera ocurriendo; aún no tienes un problema. Solo es una queja.

Kenneth H. Blanchard dijo. “Un problema sólo existe cuando hay una diferencia entre lo que actualmente está ocurriendo y lo que desearías que ocurriera”.

Entonces primero identifica el problema preguntando ¿por qué no esta ocurriendo lo que debería de ocurrir? y después pregúntate ¿cual es la mejor opción posible para solucionarlo en esté momento? y toma acción en ese mismo instante.

Nadie puede solucionar un problema hasta no conocer la raíz de ese problema. Suena sencillo, pero muchas personas en gerencias han demostrado que si no incorporas y practicas este proceso analítico solo gastarás recursos reaccionando en lugar de solucionar y prevenir a futuro.

Conoce la raíz de tus problemas y modifica o reemplaza esa semilla, porque siempre cosecharás lo que siembras.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.