¿Morir dos veces?

Nacen niños todos los días. A nivel mundial 4,3 niños nacen cada segundo. Pasa siempre, pero no dejamos de asombrarnos. Una mujer está embarazada y su estado de gestación dura normalmente 9 meses. Sabe que hay un niño dentro de ella. Sin embargo, siente una gran felicidad cuando nace su bebé. Son de las cosas que pasan una y otra vez, pero no dejamos de maravillarnos, ¡aunque sepamos hace tiempo que va a pasar!

Otras de las cosas que no nos dejan de asombrar es la muerte. En el mundo 2 personas mueren cada segundo. A usted le debe tomar unos 3 minutos leer esto y para cuando termine alrededor de 360 personas habrán muerto.

Sabemos que la gente muere, pero casi nunca creemos que le pasa a la gente cercana a nosotros. Tampoco sospechamos que nos pasará a nosotros. No importa cuán frecuente esto ocurra, siempre nos turba. No importa que sepamos que la persona está enferma; una vez muere, nos embarga el dolor y el sufrimiento. Cuando es alguien joven, saludable y sobre todo que vimos hace poco, la sorpresa y el escepticismo nos golpean el rostro. En ese momento en que estamos frente a sus cuerpos inertes, los miramos fijamente tratando de convencernos de que no están durmiendo.

Pero, ¿Qué es la muerte? Muchos creen que muerte significa dejar de existir. Hay otra explicación ofrecida en las Escrituras judeocristianas. La muerte es la separación del cuerpo y el alma. Cuando morimos nuestra parte corpórea y nuestra parte espiritual se separan causando el fenómeno que nosotros llamamos muerte. Lo material se degrada mientras que lo espiritual es liberado de este cuerpo. Pero no es el fin.

Esas mismas Escrituras también hablan de otra muerte, es decir, otra separación. La llaman la segunda muerte. Sospecho que si la primera nos cuesta aceptarla, la segunda no habrá forma siquiera que la concibamos. La propuesta cristiana sostiene que hay una muerte espiritual y que es la separación de nuestro creador. A diferencia de la muerte física, esta segunda muerte es eterna, pero puede ser evitada.

Cuando Adán y Eva pecaron, los dos primeros seres humanos registrados en los anales de la historia de acuerdo a las Escrituras, continuaron físicamente vivos, pero ya estaban muertos espiritualmente, se habían separado de su creador. Si esto que las Escrituras sostienen es cierto, una gran parte de la humanidad sería como muertos vivientes y que ni siquiera lo saben. Un pensamiento aterrador. Vivimos separados exactamente de la fuente que nos dio la vida.

Cuando cada ser humano nace, también está muerto. Está separado de su creador y la única forma de que “reviva” es reconciliándose con el creador a través de Jesucristo. Todos moriremos una vez, pero muchos morirán dos veces. ¿Cuántas veces morirás tú?

“Ésta es la primera resurrección; los demás muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron los mil años. Dichosos y santos los que tienen parte en la primera resurrección. La segunda muerte no tiene poder sobre ellos…” (Apocalipsis 20:5–7)
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.