La diferencia entre pedir y recibir

La revisión de la estrategia

Photo by: unsplash.com/@evankirby

Luego de escuchar la conferencia de apertura de Robert Rose en el evento Content Tech que se realizó el día de ayer, quiero compartir contigo algo que él planteó y que me pareció realmente maravilloso como lección en el Mercadeo de Contenidos (Content Marketing).

La diferencia entre pedir una acción de parte de un prospecto, y que ésta simplemente suceda por su propia motivación o “te la ganes”.

Pedir

Vemos esto como la acción común y tradicional en sitios web y en muchas estrategias de recolección de identidades que sirven de puerta de entrada a contenidos como webinars gratuitos, blogs, e-books, etc. También lo vemos hoy en día en tiendas de todo tipo y es ahí donde el ejemplo de Robert se vuelve altamente pedagógico. El colocó esta situación: “Imagina que entras a una tienda de maletas de viaje. Y estás paseando por ahí mirándolo todo y tratando de encontrar algo o sencillamente viendo qué hay de nuevo. Un empleado se acerca y te pide tu email para que te puedan enviar más información sobre la tienda. Tú sabes que significa eso, más correos indeseados cargando una ya abarrotada bandeja de entrada y tener que luego invertir tiempo buscando cómo des-suscribirte de ellos. Así que le das esa vieja cuenta de Hotmail que nunca usas y te alejas lo más pronto posible”.

Recibir

Digamos que entramos a esa misma tienda y la pasas súper bien. La experiencia que logran con su servicio y trato personalizado además de sus espectaculares productos, te deslumbran. Vas a la caja con tu compra de esa tarde y le preguntas al empleado: “¿Tienen una página web o algún otro medio para conocer más de lo que hacen?” y te dan una revista sobre viajes y además te suscriben a la versión web de ésa revista donde hay una extensión de la experiencia que tuviste en la tienda.

¿Bonito no?

La diferencia que hará TODA la diferencia

Hacer que tu contenido o experiencia de contenido sea tan valiosa, educativa, entretenida, enriquecedora, inspiradora (o cualquiera que sea tu misión editorial), es un camino lento pero seguro al logro de una verdadera relación con tus audiencias.

Y es el camino más sólido hacia la meta de que recibas su apoyo a través de una demostración de afecto como una suscripción a través de la cual podrás cultivar esa relación y llegar a hacer de ellos clientes de por vida.

El problema de esto es la mayoría de las empresas que buscan tu ayuda como marketer están en problemas y quieren ver resultados de inmediato y a la caja registradora sonando al siguiente día en el que comienzas el trabajo con ellos.

La verdad sí puedes rescatar a una empresa así. Pero hay que tener en cuenta que están en ésa condición por no hacer las cosas bien durante mucho tiempo y que una de las partes vitales de tu trabajo con ellos será cambiar su forma de pensar y de ver el Marketing ya que fue ésa forma de pensar lo que los llevó a estado en el que están. Tú labor es encontrar una estrategia que pueda ayudarles a lograr sus metas inmediatas, pero que pueda ser mejorada hacia lo que debería ser su verdadera preocupación, podrías decirles algo así:

“Preocúpate por ser el líder informativo o de contenido en el tema o área de influencia que quieres abarcar, crea contenidos y experiencias memorables, haz que te extrañen. Así es como recibirás no sólo su información de contacto, podrás tener mucho más que eso y lo mejor de todo, será voluntaria y gustosamente”.

Puede que te entiendan o no, pero sé que tú lo entiendes. Vamos por eso.

Buena suerte.