El simbolo que nos une

Por: Ana Borjas

Ya es bien sabido que el hombre es un ser social y no una criatura aislada, por lo que ha tenido que adoptar un símbolo que identifique dicha sociedad que los unificará con una conciencia de identidad colectiva. Motociclistas, deportistas, empresas, escuelas, entre otros; todos poseen un distintivo y México no es la excepción.

La bandera es nuestro símbolo de identidad nacional. En 2011, el diario español 20 Minutos realizó a través de internet, un concurso para elegir a “La bandera más bella del mundo” resultando ganador la de México.

La bandera de México, fue ideada el 24 de febrero de 1821, fecha en la que Agustín de Iturbide tenía en mente la idea de representar las garantías que tendrían los mexicanos al declarar la Independencia de México con dicha bandera.

Después de la caída de Agustín de Iturbide en 1823, el Congreso Constituyente declaró que se adoptaría su bandera como oficial pero con algunos cambios; entre ellos, el significado de los colores: el blanco representa la pureza, el verde la esperanza y el rojo la sangre que derramaron los héroes de la independencia.

Dentro de la mencionada modificación, al confeccionar el símbolo, se buscó una mezcla de iconos provenientes de civilizaciones distintas, por eso nuestra bandera es un símbolo mestizo, espejo de nuestra identidad única y distinta a las demás en el orbe.

Los simbolismos que embellecen la bandera son un tema bastante extenso como para añadirlo a esta entrega, pero hay uno que vale la pena mencionar, la aportación de la colonia española, cuando los conquistadores fundaron su ciudad sobre los escombros de Tenochtitlan; la ciudad antigua se arraiga al presente, sobrevive y se impone a la nueva ciudad.

El escudo del águila y serpiente se transformó en un catalizador que afirmaba la identidad indígena con el pasado remoto. La sociedad al establecer comunicación con su imagen a pesar del tiempo, crea su historia, construye esa sociedad y la hace persistir.

El símbolo ha probado que es capaz de resistir los efectos destructivos del paso del tiempo y de los gobernantes.

¡Ah! Y para los que no lo sepan aún, el historiador Alejandro Rosas en una entrevista dijo “(…) la Bandera mexicana cayó en manos de los norteamericanos el 13 de septiembre y lo que se debe hacer ahora es conmemorar a todos los defensores de Chapultepec y no sólo a esos jóvenes que desde luego si existieron pero nada tiene que ver con alguien envuelto en la Bandera y aventándose.”