Cómo guardar corbatas: claves para mantenerlas impecables

Si utilizas corbata a menudo, ya sabrás lo importante que es saber guardarlas correctamente para que no se deformen y terminen estropeándose. Lo cual nos duele más todavía si se trata de corbatas personalizadas que hemos encargado a nuestro gusto y que resultan más difíciles de conseguir. Si las guardamos bien, no solamente lograremos que mantengan su forma original, sino que además estarán perfectas para ser usadas cuando las necesitemos, sin una sola arruga. Por eso, a continuación te traemos algunos consejos para guardar tus corbatas y que se mantengan impecables.

CONSEJOS PARA GUARDAR TUS CORBATAS

1. Apenas te quites la corbata del cuello, debes guardarla en su lugar correspondiente y no dejarla tirada en una silla o en la cama. Ten en cuenta que las telas de las corbatas suelen ser muy delicadas, por lo que la luz natural y el polvo pueden terminar por arruinarlas. Si la colgamos correctamente, conseguiremos que la marca del nudo desaparezca más rápidamente. La forma más correcta de desarmarla es siguiendo los pasos contrarios a los que hemos realizado para hacer el nudo.

2. Si quieres que tus corbatas estén perfectas y duren mucho más tiempo, lo más recomendable es conservar la funda de celofán en la que vienen cuando las compramos. Cada vez que te quites la corbata o la hayas lavado, deberás meterla en la funda, sin importar que vayas a colocarla en un corbatero o en una percha, o guardarla en un cajón.

Haz clic para leer más sobre claves para mantener las corbatas impecables en corbataspersonalizadas.es.