El palacio de la reina Juliana de Holanda se convertirá en un hotel de lujo

El palacio de Soestdijk, situado en la localidad de Baarn se convertirá en un hotel de lujo en el futuro. La que fuera una de las cuatro residencias oficiales de la familia real holandesa y hogar durante 60 años de la reina Juliana y el príncipe Bernardo de Lippe-Biestefeld (abuelos del actual monarca), albergará un total de 20 suites, una sala de exposiciones y 65 casas donde antes estaban los antiguos barracones de la policía.

El espacio para exposiciones mostrará distintas facetas de Holanda en áreas como la arquitectura, la agricultura, la comida y la gestión del agua. Además una parte del bosque que hoy está cerrada, será accesible a todo el mundo, informó la secretaría de turismo de Holanda.

El palacio de Soestdijk fue construido para un alcalde de Ámsterdam en 1650 y utilizado por la familia real holandesa desde 1815. Tras contraer matrimonio, la princesa Juliana y el príncipe Bernhard se mudaron al palacio en 1937 y allí fueron criadas sus cuatro hijas, las princesas Beatriz, Irene, Margarita y Cristina.

Durante la II Guerra Mundial emigraron al extranjero y en el palacio se establecieron oficiales alemanes. Cuando la princesa Juliana fue proclamada reina en 1948, Soestdijk pasó a ser residencia real, título que perdió cuando la princesa Beatriz fue coronada reina en 1980. Juliana y Bernardo vivieron en el palacio hasta el año 2004, y desde entonces permanece vacío.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.