El Carrusel

{Publicado en Diario El Dia de La Serena, el 10 de diciembre de 2015}

La antigua casona de Radio El Faro, una de las emisoras tradicionales de La Serena.

Pasó de nuevo. La destrucción de casas en el casco histórico de La Serena producto del fuego es una realidad que empieza a enrabiar. Al menos a mí, que veo como la seguridad de nuestros vecinos se pone en riesgo, mientras la antigua ciudad se va deshaciendo en cenizas.

Cuando leo en este diario la lista de propuestas por parte de autoridades y actores con poder decisor, no puedo dejar de levantar las cejas. No porque no sean las adecuadas. Es el tono de resignación el que me molesta, con el dinero (¡cómo no!) siendo piedra de tope, pero por sobre todo porque se desliza que la protección de la zona típica finalmente es una camisa de fuerza que dificulta cualquier pragmatismo. Una paradoja.

Surge la idea de la intervención de los inmuebles más antiguos, esos que tienen las vigas secas, viejas y parchadas. Que hay que hacer cortafuegos, que hay que mejorar las instalaciones eléctricas. Soluciones que se vienen hablando desde hace mucho.

En este carrusel que no va ningún lado, donde todos se miran las caras y conocen sus ámbitos de acción, donde suben y bajan los entusiasmos, se acusa a organismos “villanos” que ralentizan la implementación, chivos expiatorios ante el problema. Así, queda claro que el combate al fuego, en la segunda ciudad más antigua de Chile, sólo se ganará después de apagada la última llama.

Mientras se arman las mesas de trabajo con sus lentas implementaciones, debemos pensar en la ganancia rápida que no tiene que ver con infraestructura.

Se hace necesaria, por ejemplo, una coordinación permanente entre las juntas de vecinos, municipalidad y las mutualidades (en un rol social más amplio), que tienen cursos y métodos específicos para crear una cultura preventiva contra siniestros. Hay que entrar en las cabezas de los propietarios y arrendatarios, esos que piensan que un incendio es un “accidente”, aquellos que se ven como víctimas y no como protagonistas de la prevención y el autocuidado, dos puntos de inflexión de este tema tan candente.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.