El President ya no quiere jugar al tenis

9:00 am. Se despierta, medio adormecido. Sabe que algo importante le espera hoy. Se dirige a la cocina, quiere un Colacao (que no Nesquik, porque claro, él o catalán o nada) Y mientras que aplasta los grumitos como si de España se tratase, lo recuerda: hoy a las 10 finalizaba el plazo. Al menos es como yo imagino las mañanas del President.

Así que abre su correo y envía la carta, que llega al Gobierno a las 10.00 horas, cuando a punto está de expirar el plazo que se le había concedido. Respira y sale a la calle, con paso firme. Hace mucho viento, trata de atusarse el flequillo, pero no lo consigue. Sonríe satisfecho: es tan rebelde como él.

En la carta niega haber declarado la Independencia y recalca que su suspensión sigue vigente. Parece ser que aquel 10 de octubre tan solo él tenía claro su decisión, pues hasta la portada de la sección internacional del New York Times lo cuestionaba con aquel artículo titulado Spain asks Catalonia: did you declare Independence or not (https://www.nytimes.com/2017/10/11/world/europe/catalonia-spain-independence-mariano-rajoy.html)

En el escrito también ha mantenido la voluntad de frenar el artículo 155 de la Constitución, apelando (como no) al diálogo. Está decidido a reunirse con Mariano Rajoy.

Ha sido una mañana bastante movidita. Tras la respuesta, las delegaciones del Gobierno y del PSOE se han reunido a partir de las diez de la mañana para negociar medidas. Medidas que serán posteriormente sometidas a la deliberación de Ciudadanos. Que, por cierto, Albert Rivera todavía no ha dado señales de vida esta mañana, pero se lo perdonamos porque los niños necesitan más horas de sueño.

El Presidente, por su parte, no ha dudado en publicar esta mañana en Twitter la Declaración Institucional tras la respuesta de Puigdemont y el Comunicado del Gobierno. https://twitter.com/desdelamoncloa/status/920930246962053120.

Desde que su partido ha aprendido a utilizar Twitter parece entregarse en cuerpo y alma a la red social, aunque también podría invertir algo de tiempo en mejorar el resto de sus estrategias comunicativas.

Este sábado el Gobierno celebrará un Consejo de Ministros extraordinario con el que pretende frenar el desafío independentista. Parece que esto seguirá siendo un partido de tenis en el que se lanzaran la pelota cada vez con más fuerza. Puigdemont saca con un DUI mientras que el PP, con una derecha, gana el punto. Saca esta vez el Partido Popular con el 155, match point. Claro que puede que Puigdemont se harte y cambie el tenis por el balón prisionero, que también es un juego de pelota, pero no tiene normas y cada uno hace lo que quiere. Más a su estilo, President.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.