“La perspectiva de los alumnos, Consideraciones sobre la metacognición”

En contextos de aula muchas veces podemos hablar de la estructura de una clase señalando que en ella podemos (o más bien debemos) encontrar un INICIO, DESARROLLO y CIERRE; es en este cuerpo donde se encontrará contenido el quehacer de la experiencia. En contexto de la práctica profesional, un aspecto a mejorar dentro de la aplicación, de una experiencia de escritura de palabras relacionadas con Chile, fue el realizar cierres en donde se potencien procesos meta cognitivos, dado que en dicha experiencia el cierre solo incluyó la metacognición de la experiencia realizada por el adulto a cargo, pero ¿a qué refieren los procesos mentales cognitivos? Sánchez (2004) señala que “la metacognición es un proceso de orden cognoscitivo” (p.129) lo que nos indicaría que es mediante esta que el niño/a puede organizar sus pensamientos y con ello sacar conclusiones sobre lo realizado, de esta forma cuando el niño/a reconozca los pasos que siguió para una determinada tarea o labor, este podrá dar cuenta de sus aprendizajes.

Pianta, La Paro, & Hamre, (2008) en su instrumento CLASS, una guía de dimensiones para docentes, señala la importancia de la consideración hacia la perspectiva de los alumnos, pero ¿qué supone eso? Dicho concepto señala que un docente ha de incorporar en sus prácticas pedagógicas apreciación de la perspectiva de los niños/as, señalando que “en aulas donde existe un nivel alto de esta dimensión, los maestros fomentan la independencia de los niños/as dándoles papeles significativos dentro del aula, motivándolos a hablar, escuchando sus ideas, y permitiendo que ellos mismos tomen las decisiones cuando corresponda” (p.10) por lo que se muestra allí la importancia de generar espacios donde los niños/as no solo expresen sus ideas en referencia a sus conocimientos previos al comienzo de la experiencia, sino que puedan verbalizar por si mismos sus conocimientos adquiridos o conclusiones a partir de la experiencia de aprendizaje realizada al finalizar dicha experiencia de aprendizaje, para que puedan realizar una síntesis y organizar sus pensamientos y es ahí donde radica su importancia, pues recordemos que “metacognición es una palabra compuesta por el prefijo Meta y el constructo Cognición. La Cognición está relacionada con el conocimiento y los procesos mentales que se ponen en acción para construirlo” (Sánchez, 2004, p.129–130).

Ahora bien, dada la experiencia realizada en sala, donde el proceso de metacognición pudo haber sido llevado a cabo de mejor forma, donde los niños/as pudiesen verbalizar lo aprendido y el recuerdo de lo realizado en su experiencia de aprendizaje. Se realizaron una serie de experiencias donde los niños/as pudieron llevar a cabo en la finalización del juego realizado una síntesis metacognitiva de este; siendo destacado en este aspecto el juego: “jugar a ser cocineros”, donde pudieron encontrarse con una comida típica chilena como lo es el mote con huesillo, y cuyo objetivo final era “Ordenar una secuencia de episodios en 4 pasos”; llevándose a cabo en su finalización un cierre que buscaba ser metacognitivo, en el cual se recordaron los ingredientes, los pasos de la receta y sus concepciones iniciales sobre la confección del mote con huesillo, la que se extendió hacia los hogares de los niños/as, quienes hasta la fecha son capaces de recordar la experiencia casi en su totalidad. Algunos registros de la experiencia pertenecen a esta instancia, donde para finalizar el adulto preguntaba ¿recuerdan cuales eran los pasos del mote con huesillo?, ante lo cual los niños/as algunos niños/as como Roxana recordaban que el primer paso era lavarse las manos; mientras que otros como Kennay señalaban que era el poner el mote en el vaso, cabe señalar que los otros pasos eran identificados por los niños/as, donde algunos solían mirar su vaso para señalarlos (poner mote, un huesillo, jugo a gusto, comer su preparación).

A modo de conclusión, dados los resultados obtenidos luego de la aplicación de experiencias donde se ejecutaban en el cierre de estas preguntas metacognitivas, se destacan tres puntos, el primero de ellos es la calidad del aprendizaje de los niños/as, el que se evidenció fue duradero en la memoria de los niños/as por largo tiempo y el que pudieron llevar a cabo en escenarios como su hogar, como dato anecdótico, Anaís, una niña del grupo curso pedía cada día luego de la experiencia preparar mote con huesillos para comer en recreo. El segundo punto hace referencia la estructuración de las preguntas metacognitivas y los resultados que generan, ya que al realizar preguntas metacognitivas se produjeron de lo general a lo particular, lo que influyó en el orden mental en que los niños/as pudieron organizar la información al verbalizarlo, pues se comenzó preguntando por el material usado, luego el porqué de su utilización, para finalizar con el qué hicimos y su importancia. Finalmente, se considera la verbalización realizada por los niños/as como agentes primarios y activos dentro de la experiencia, donde se recreaban sus vivencias dentro de esta y sus aprendizajes; ya que a diferencia de la realizada anteriormente, la experiencia actual dejaba al adulto en segundo plano como mediador de los aprendizajes de los niños/as, el cual realizaba preguntas y proporcionaba conectores para que se pudiesen explayar en sus comentarios; ante lo cual, — Pianta et al. (2008). Señala a los docentes que “Cuando un niño/a hace una pregunta o tiene necesidad de apoyo, responda con ayuda física y/o verbal” (p. 17) lo que potenciará el expandir los comentarios de los educandos. A modo de cierre, es importante lo señalado por Pianta, et al. (2008), quien en referencia a los maestros señala que “cuando los niños/as responden a una pregunta, es importante realizar más preguntas, “¿cómo sabías?”, “¿cómo te diste cuenta?”, y “¿por qué piensas eso?”. Hacer este tipo de preguntas ayuda a los niños/as a empezar a comprender su propia forma de pensar y enfocarse en el proceso de aprendizaje.” (p. 17)

Bibliografía:

- Sánchez, J. M. R. (2004). Procedimiento de aprendizaje autorregulado para universitarios: la estrategia de lectura significativa de textos. Electronic journal of research in educational psychology, 2(3), 113–132.

- Pianta, R. C., La Paro, K. M., & Hamre, B. (2008). Classroom assessment scoring system. Baltimore, MD: Brookes Publishing.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.