Sentir, sentimientos y sentimentalismos

Pueda que al leer el título usted piense que vengo a hablar de algo relacionado a relaciones amorosas (y en parte, está en lo correcto) pero para llegar a eso es necesario tocar un par de puntos que hoy en día parece que no solemos tomar en cuenta y no solamente en cuestiones amorosas, sino en toda decisión que tomamos. Decidí titular así este post porque, el orden es importante.

¿Qué se le viene a la mente cuando escucha el verbo “sentir”? A mí se me ocurre el sentir alegría, motivación, dolor físico, cariño, nostalgia, en resumen: emociones de todo sabor y color. Lo curioso de esta palabra es que para que tenga sentido debe ir acompañada de una emoción y para que una emoción exista, es necesario un estímulo para que se dispare.

Entonces, ¿en dónde entran los sentimientos? pues primero sentimos (estímulo-emoción) y cuando otorgamos un significado al “sentir” los sentimientos dan a luz. Personalmente, considero que los sentimientos no son solamente hacia una persona, también sentimos para nosotros mismos aunque ni nos demos cuenta a veces, ¿cuándo y cómo? Cuando toma una decisión tomando en cuenta pro’s y contras que lo harán sentir de determinada forma, cuando se ve en el espejo y se sonríe, cuando aprende a decir “no”, cuando se compromete en un proyecto personal. En cada uno de estos ejemplos va inmerso el sentirnos seguros, contentos, orgullosos y muy bien con nosotros mismos, porque nadie, nadie (aparte de Dios, claro) lo conoce mejor, que usted mismo. Y ojo, recuerde que debe cuidarlos como florcitas en un jardín para seguir cosechando buenos sentimientos en él.

Ahora, los sentimientos hacia otra persona. En este sentido, hay algo que siempre me ha llamado la atención en el plano amoroso, cuando una persona tiene sentimientos de amor por otra pero no necesariamente al revés — digo “sentimientos de amor” y no “sentimientos” porque no son solamente en ese sentido, usted y yo tenemos sentimientos por nuestros amigos/as de admiración, cariño, respeto, etc. — es acá donde puede distorsionarse un poco la idea de un sentimiento, convirtiéndose en sentimentalismo, cuando llega a sentir que por X o Y razón no le “sale” otorgarle significado, no tenga miedo de ser honesto, total la mentira siempre se va a saber y la persona que termina siendo abrumada no es la que la recibe, ser sincero le traerá más bendición a su vida aunque sea a veces difícil serlo por el supuesto “miedo” a dañar, decir la verdad no daña. Pero volviendo al tema, ¿por qué es que en algunos casos decide deshacerse de un buen sentimiento hacia alguien si ni lo está dañando a usted? y con dañar no me refiero a algo que lo haga sentir impotente o triste, eso es egoísmo, hay cosas que debe dejarlas ser y que no tenemos a nuestro control pero lo que sí puede hacer es orar por ellas y esto lo llenará de paz.
¿Por qué si siente muchísimo cariño hacia una persona, exige que esa persona lo quiera de la misma manera a usted? recuerde lo siguiente: cada persona lleva estos procesos a su propia manera y ritmo, un buen sentimiento es para mantenerlo, deje el egoísmo con usted mismo de lado y sienta, sienta mucho, porque sentir es bueno para su corazón. Yo soy del pensar de “te quiero, y bastante, y eso me basta” hay un punto, donde eso es suficiente, porque sentir cariño por alguien, lo es.

Ya hablé del sentir, los sentimientos y del camino rebelde de ellos (el sentimentalismo). Pero, ¿y qué pasa si hay sentir, sentimientos y no-sentimentalismos? Pues, el Amor, hacia todas las personas y hacia una persona en particular en términos de pareja, siendo ésta un compromiso y una decisión. Si hemos de hablar de Amor, entonces hablemos de Dios, si Él es el centro de la vida de dos personas, claramente lo será también en esa relación, eso conlleva mucha determinación por parte de ambas partes y saber bien lo que se quiere y se busca, pero acá la tengo fácil, porque todo se resume en el versículo que le invito a reflexionar:

Aunque tuviera el don de profecía y descubriera todos los misterios, -el saber más elevado-, aunque tuviera tanta fe como para trasladar montes, si me falta el amor nada soy. Aunque repartiera todo lo que poseo e incluso sacrificara mi cuerpo, pero para recibir alabanzas y sin tener el amor, de nada me sirve. El amor es paciente y muestra comprensión. El amor no tiene celos, no aparenta ni se infla. No actúa con bajeza ni busca su propio interés, no se deja llevar por la ira y olvida lo malo. No se alegra de lo injusto, sino que se goza en la verdad. Perdura a pesar de todo, lo cree todo, lo espera todo y lo soporta todo. El amor nunca pasará (…)” 1ª Corintios 13, 2–8

No se olvide que si involucra a Dios en sus cosas personales y hace todo lo posible por agradarle, Él lo bendecirá con demasiadas, demasiadas bendiciones en su vida personal, laboral y amorosa :)

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.