Idealismo Continental. De Leibniz a Kant.

De Paul Redding

Reseña Crítica: Introducción

Paul Redding, en su introducción al texto Continental Idealism. Leibniz to Nietzsche, nos muestra la idea de que hace ya tiempo el idealismo recibió tal rechazo que el hecho de que un filósofo sea reconocido por ser “idealista”, sea señal de que no se le tome tanta importancia como a un filósofo analítico.

Redding expone el caso de Kant, filósofo “idealista trascendental” alemán, quien fue identificado con Berkley (filósofo británico, es descrito como “idealista de la materia” en su carta a S. Beck) por los pensadores Eberhard y Garve debido a que aparentaba cierta similitud en su pensamiento sobre la materia, la cual fue refutaba por el mismo Kant explicando que el apela por forma de representación, así con ello demostrar su inclinación por la idea de que la filosofía fue separada en dos bandos, uno de filosofía continental y el otro filosofía británica, mostrando que una de ellas decide cegarse ante las ideas continentales tachándolas de antiguadas y rechazadoras de la filosofía moderna.

Podemos ver esto también como una muestra de que la filosofía actual ha perdido el sendero por el cual los primeros pensadores esperaban que fuera, viéndola como una disciplina que buscaba dar respuestas no solo basadas en la razón y en ideas meramente “idealistas”, si no buscar un sentido práctico de las mismas.

Por ello mismo, Redding busca recuperar el principal estereotipo que debe de tener la filosofía continental frente a la filosofía británica, e incluso lograr la unión o reconciliación que muchos filósofos continentales deseaban. Todo desde un punto de vista el cual aborde todos los puntos de vista habidos y por haber (incluso de aquella filosofía analítica que decidió ignorar a sus hermanos.

Por Mario Landeros

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.