Trincheras, tanques y bombardeos

Albert Pike, un masón de grado 33, escribió un plan de sucesos que se desarrollarían en el siglo XX. Se dice que Pike fue un satanista inmerso en lo oculto que poseía una pulsera que usaba para convocar a Lucifer, con quien tenía constante comunicación. Su plan consistía en fomentar tres Guerras Mundiales, permitiendo la tercera y última abrir el camino para introducir una nueva fe global, una religión que tendría a Lucifer como su ídolo.

Un mensaje que recibió Albert Pike de su “espíritu guía” se lo comunicó por carta el 15 de agosto de 1871 a Mazzini, jefe de los Illuminati en 1834 y fundador de la Mafia en 1860:

  • “La primera Guerra Mundial debe producirse para permitir a los Illuminati derrocar el poder de los Zares de Rusia y hacer de ese país una fortaleza de ateísmo comunista”.
  • “La Segunda Guerra Mundial debe fomentarse aprovechándose de las diferencias entre los Fascistas y los Sionistas políticos”.

-“La Tercera Guerra Mundial se fomentará aprovechando las diferencias causadas por los agentes de los Illiminati entre los Sionistas políticos y los líderes del Mundo Islámico”.

Hace tiempo que estamos en guerra. Radicales, extremistas y armados los combatientes del Estado islámico se extienden a pasos agigantados por Siria e Irak, lugares en los que instaurar su Califato. Esta guerra se ha convertido en un “todos contra todos” de gobierno, rebeldes, islamistas y potencias extranjeras.

¿Quién pelea contra quién en la guerra en Siria?

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Cristina Tarancón’s story.