Al Compás.

Bailando al compás de las estrellas en la noche, bebimos del bálsamo de lo que quizás es la predisposición a que se rompan nuestros corazones.

Somos manipulados como marionetas, por los hilos tentativos de nuestras pasiones, que permanecían escondidas detrás de una canción fúnebre, protegida por un arco de madera construido por nuestras inseguridades.

Caminamos despacio contemplando el lejano horizonte, que esboza un futuro incierto que nos tiene sin cuidado. Con timidez y como un conejo saliendo de su cueva, acerco mi mano a la tuya y la encuentro solitaria y sin resistencia se desenvaina de su neutralidad y danza con la mía al ritmo romántico de las nubes al atardecer.

Eres como una vela de fuego danzarín, iluminas los momentos, los llenas de calor, y como una delicada llama, una brisa se llevó tu luz a otro lugar. Una brisa bastó para que dejaras de iluminar la habitación.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.