Con nuestras manos

En el colegio me enseñaron una manualidad que me gustó mucho y a día de hoy sigo practicando de vez en cuando. Se trata de grabar un dibujo en color en un espejo.

Los materiales necesarios son:

  • Espejo: tamaño DIN A4 aproximadamente unos 6€
  • Papel de calco: tamaño DIN A4 aproximadamente unos 0,40€
  • Punzón escolar: 0'20€
  • Algodón mágico: 3€
  • Pintura de esmalte: 3€ un bote de 125 ml.

Lo primero que hay que hacer una vez elegido el dibujo que queremos es grabarlo en la parte trasera del espejo. Colocamos el papel de calco y lo colocamos con celo al espejo para evitar que se mueva. Encima ponemos el dibujo (hay que tener en cuenta que al dibujarlo se va a cambiar de dirección por lo que es necesario imprimirlo en “modo espejo” para que el resultado sea como el original) y una vez centrado también le ponemos celo.

Le pasamos un lápiz por toda la superficie asegurándonos de calcar lo suficiente para que se vea todo bien. Retiramos el dibujo y el papel y comprobamos que esté todo correcto. Cogemos el punzón y comenzamos a rayar toda la superficie del diseño con cuidado de no llegar a dañar el cristal, ya que si ocurre la pintura no lo tapará y se verá.

Una vez levantemos toda la capa, pasaremos el algodón mágico para eliminar los residuos que hayan quedado y así dejar el dibujo totalmente transparente para comenzar a pintar. Elegimos el color y lo pintamos. Es aconsejable dejar pasar mínimo 24 horas antes de dar otra mano de pintura para asegurarnos de que está bien seco.

Una vez hecho esto le podemos poner un marco y colgarlo en la pared.

Lleva un poco de tiempo hacerlo pero los resultados son increíbles :D

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.