Criar hijos varones puede acortar tu vida

Cuando se trata de vivir una larga vida, “la receta es solo la paciencia”. Esto sostiene Mbah Gotho, el hombre indonesio que dice ser la persona más vieja del mundo, con 146 años de edad.

HissHub / Cristian Mantilla

Tal vez no sea tan fácil como lo muestra. Según la Organización Mundial de la Salud, desde 1950 la esperanza de vida mundial solo ha mejorado en alrededor de tres años.

Entre 2000 y 2015, la esperanza de vida promedio se incrementó en cinco años a 71,4 años, sostiene la OMS. Mientras tanto, en África, aumentó en más de nueve años.

Siguen existiendo grandes variaciones, tanto geográficamente como entre los sexos. También hay diversos factores, relacionados con el estilo de vida y el medioambiente, que pueden ayudar a determinar cuánto tiempo vivirá.

33 años de diferencia entre los países de vida más larga y más corta

Existe una brecha de más de 33 años entre el país con la esperanza de vida más baja, Sierra Leona, y Japón, donde los ciudadanos tienen reputación por su longevidad. Esto sucede a pesar de los grandes progresos logrados en África en los últimos 15 años para superar los efectos destructivos del VIH en los años noventa.

Las mujeres por lo general viven más que los hombres. Posiblemente esto se deba en gran parte a diferencias genéticas, pero también al país donde se vive. Las mujeres japonesas pueden esperar vivir más tiempo, con una expectativa de vida promedio de 86,8 años, mientras que Suiza disfruta de la supervivencia promedio más larga para los hombres, de 81,3 años.

Imagen: Organización Mundial de la Salud

Los rusos enfrentan la mayor brecha de género en longevidad

La mayor diferencia entre los sexos — 11,6 años — se registró en Rusia, seguida por Bielorrusia y Lituania. También entre los primeros diez se encuentran Ucrania, Letonia y Estonia. En un artículo de la BBC, esto se atribuye al hecho de que los ciudadanos masculinos en estos países beben y fuman mucho más.

Fuente: Organización Mundial de la Salud

De acuerdo con la OMS, Mali tiene la brecha de género más estrecha, pero una esperanza de vida promedio baja: en general los habitantes del país viven poco más de 58 años.

Fuente: Organización Mundial de la Salud

Su composición genética

El proceso de envejecimiento varía también según los genes. En los Estados Unidos, un estudio reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) descubrió que los latinoamericanos viven más tiempo que los caucásicos, a pesar de tener mayores tasas de diabetes y otras enfermedades. El estudio llegó a la conclusión de que esto se debía a un proceso de envejecimiento más lento a nivel molecular.

Fuente: US Centers for Disease Control and Prevention

Si quiere vivir más tiempo…

Sin duda, aspectos como las diferencias socioeconómicas y el estado de la asistencia médica en un país, al igual que el ejercicio y la dieta, juegan un papel importante en el aumento de la esperanza de vida. Un nuevo estudio ha demostrado que la longevidad de Japón se debe a la dieta saludable de la nación: baja en grasas saturadas y alimentos procesados, y alta en carbohidratos de arroz y verduras.

Es posible que resulte más difícil de comprender el papel que los hijos juegan en la esperanza de vida de una persona, y de los hijos varones en particular. Actualmente, existen pruebas científicas de que las mujeres que tienen hijos pueden vivir vidas ligeramente más cortas que las que tienen hijas. Un estudio escandinavo, publicado en la revista Scientific American en 2013, demostró que el riesgo de muerte de una mujer aumentó en un 7% por año por cada hijo varón nacido. El estudio se basó en los registros de nacimientos y defunciones de la Escandinavia preindustrial. Ello podría deberse al hecho de que los niños tienen un mayor efecto negativo en el cuerpo de sus madres porque generalmente pesan más que las niñas al nacer. Además, si bien los resultados de los estudios son inconsistentes, las madres pueden necesitar más energía para producir leche suficiente para los niños.

Controlar lo controlable

De los cuadros anteriores, surgen dos conclusiones principales.

1. Desde una perspectiva de elaboración de políticas, ponen de relieve que aún hay mucho trabajo por hacer en el camino hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, de los cuales algunos se relacionan con garantizar vidas saludables y bienestar.

2. Una parte importante de su esperanza de vida se reduce a las elecciones que usted hace: ejercicio, dieta y hábitos de vida.

Referencia: World Economic Forum