La inflación sigue en máximos y se mantiene en el 3% en febrero

Tras la importante subida de los precios en enero, todos estábamos pendientes de cómo evolucionaría el Índice de Precios de Consumo (IPC) en febrero.

HissHub

Presentados ya los datos del INE, no han habido grandes sorpresas: la tasa de variación anual de este indicador en el mes de febrero es del 3%, la misma que la registrada en el mes anterior.

Es importante señalar que el valor del IPC sigue siendo alto, muy alto. De haberse producido un nuevo incremento en el indicador de febrero, la preocupación habría sido enorme. No en vano, es la tasa más elevada en un segundo mes del año desde 2011, cuando la inflación se situó en el 3,6%. Por otra parte, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) aumentó una décima respecto al mes anterior, situando su tasa anual en el 3%.

El IPC por grupos

Tal y como nos señala la estadística, en esta ocasión, los grupos con influencia positiva que mayor repercusión han tenido sobre la tasa anual del IPC han sido los siguientes:

  • Alimentos y bebidas no alcohólicas, que experimenta una variación del 1,7%, siete décimas por encima de la del mes anterior, debida en su mayor parte a la subida de los precios de las frutas frescas y legumbres y hortalizas frescas.
  • Transporte, con una tasa del 8,5%, casi un punto por encima de la de enero, causada casi en su totalidad por el mantenimiento de los precios de los carburantes este mes, frente a la bajada en febrero de 2016.

En el lado contrario de la balanza, la vivienda ha sido el grupo con mayor influencia negativa en el IPC. En concreto, su tasa cae punto y medio hasta el 5,9%, debido a la reducción de los precios de la electricidad. Sin embargo, es respetable también el aumento de los precios del gasóleo para la calefacción, que disminuyeron en 2016.

En definitiva, como se observa en la imagen previa, destaca en el comportamiento de la tasa interanual del IPC la mencionada bajada del precio de la luz, que sin embargo se ha visto compensada por la subida de los precios de los carburantes y por el encarecimiento de los alimentos, en particular de las frutas y hortalizas frescas.

Evolución por Comunidades Autónomas

La tasa anual del IPC se mantiene en valores positivos en todas las comunidades autónomas. Las más elevadas se registraron en Castilla y León (+3,6%), Castilla-La Mancha (+3,4%), Galicia (+3,3%), Cantabria (+3,2%) y Catalunya y Asturias (+3,1%). Mientras tanto, la tasa interanual más reducida tuvo lugar en Canarias (+2,5%) y en Ceuta (+2,4%).

En tasa intermensual los precios cayeron en todas las comunidades autónomas respecto al mes anterior. Los mayores retrocesos se dieron en Cantabria (-0,6%), en la Comunidad Valenciana (-0,5%), y en Andalucía, Baleares, Castilla-La Mancha, Extremadura, Galicia, Murcia, Navarra, País Vasco y La Rioja (-0,4% en todas ellas). Mientras tanto, los menores descensos mensuales del IPC tuvieron lugar en Aragón, Asturias, Castilla y León, Catalunya y Madrid (-0,3%) y en Canarias (-0,2%).

La Ley de Desindexación como solución a la pérdida de competitividad

Con la salvedad de este mes, en el que los precios no han aumentado, son ya diez meses consecutivos de incrementos del IPC en España, desde abril del año pasado; y seis meses seguidos en valores positivos: 0,2% en Septiembre, 0,7% en Octubre, 0,7% en Noviembre, 1,6% en Diciembre y 3% en enero y febrero.

La preocupación es latente. A los ya conocidos efectos negativos de la inflaciónse une también la pérdida de competitividad de la economía española, sobre todo vía exportaciones. Esta pérdida de competitividad es tan notoria que a principios de mes se aprobó la Ley de Desindexación, que desvincula del IPC los valores monetarios públicos, como rentas, precios o tasas.

Como saben, la inflación española se sitúa por encima del objetivo del 2% del BCE y también por encima de la europea (1,8%), por lo que estaremos muy atentos a cómo evoluciona durante los próximos meses.

[Redacción: Foro Económico Mundial]

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Cristian Mantilla’s story.