La Salud Mental como desafío

En éste último año me tocó vivir situaciones que pusieron en riesgo mi salud mental, y aunque muchos no lo priorizan como deben yo elegí cuidar esta parte de mi vida como nunca antes.

Debido a un pico de stress que agarré el año pasado a causa del laburo me di cuenta como el cuerpo reacciona ante una sobrecarga de stress y les digo que no es nada agradable. No llegué a consultar con nadie, por mis propios medios empecé a investigar, leer y conocer más sobre la salud mental.

¿Por qué preocuparme por mi salud mental?

Es igual que preocuparse por la salud física o la salud bucal, cuando algo no funciona debemos encontrar el porqué y buscar la solución al problema; muchas personas lastimosamente asocian la salud mental con estar locos y dejenme decirles que son polos totalmente opuestos.

Hace poco, El Surtidor lanzó una infografía con datos y estadísticas acerca de la salud mental debido a un video que empezó a circular por todos lados, el cuál lo primero que se nos vino a la cabeza fué “¡Esa mujer está loca!”.

Fuente: El Surtidor fan page — MSPBS/Dr Marín Moreno/MNP/ONU/OMS.

Cuidar nuestra salud física significa alimentarnos bien, tomar mucha agua, hacer ejercicio y realizar actividades extracurriculares, es decir, alejarnos de todo lo malo. Con nuestra salud mental podemos hacer lo mismo, pero es un poco más dificil ya que en esta área lo malo viene desde muchos lugares.

Stress Laboral

Trabajar mucho, tener mucho trabajo y quedarte hasta tarde en la oficina implica stress al 100%, pero a esto agregale que no te sentís cómodo en tu trabajo, hay más presión que de costumbre, mucha desorganización, de vez en cuando trabajás fines de semana y en el ambiente ya podés oler la mala onda de algunas personas. Es fundamental que te alejes de ese ambiente tóxico ya que son como toxinas o esporas que están en el ambiente y contaminan via aerea, sonora o por contacto (por así decirlo).

Si sos de los que te animaste a salir de tu trabajo por uno de éstos motivos, te felicito mucho y debes tener en cuenta algo muy importante: tomar este tipo de decisiones no es fácil, pero es de maduros reconocer que no podés seguir en un lugar que te impide crecer personal y profesionalmente; saber reconocer esos aspectos negativos que impiden que puedas trabajar y rendir al 200% día a día, no es hablar mal de la empresa o hablar mal de la gente o inclusive de tus compañeros de trabajo; es haber tomado una decisión y aferrarte a esa decisión.

Personas tóxicas

Hace 3 años decidí alejarme de un ambiente en donde pasé 10 años de mi vida porque últimamente me pareció que hacíamos actividades ya monótonas, mismas reuniones, mismas personas, mismo cronograma,todo lo mismo. Decidí enfocarme en un proyecto que empecé hace más de 1 año y ahora se está fortaleciendo más que antes.

Cambié de ambiente, conocí nuevas personas, pasé más tiempo con otros amigos, realicé varias actividades nuevas y me divertí por el camino. Es un gran paso el que tomé y una decisión un poco dificil pero me ayudó mucho a crecer, madurar y estar bien conmigo mismo. Saber elegir los amigos con quienes nos juntamos o elegir a esa persona como pareja es primordial a la hora de hablar de salud mental; puede que consciente o inconscientemente esa persona te esté haciendo mal mientras vos pensás que es alegría, felicidad y buenos momentos.

Fuí dos años junto a una psicóloga y una de las cosas que recuerdo que me dijo fué: “Tenés que ser egoísta contigo mismo, ya diste mucho de vos a otros, ahora es tiempo de que disfrutes de vos mismo”. Digamos que aún estoy trabajando en eso pero, es totalmente cierto lo que me dijo.

Relaciones personales y sociales

No voy a entrar en muchos detalles acá, son cosas que ustedes de seguro saben más que yo. Es un poco del punto que hablé en el parrafo anterior; debemos saber elegir a nuestras parejas y también a nuestros amigos, son y serán las personas que nos acompañarán en momentos dificiles y en momentos felices también.

Debemos trabajar en madurar ese sentimiento de Me gusta mucho esa persona y por eso quiero estar con ella, si en algún momento sentís que estás en una canoa con dos remos, y solamente vos estás remando, dejame decirte mi amigo que no estás yendo a ningún lugar.

La amistad y las relaciones de pareja no son como los caramelos, que podés probar nomás a ver si te gusta; son decisiones, compromisos y responsabilidades en las cuáles debemos trabajar por el camino pero si en algún momento de tu vida te das cuenta que una de estas dos relaciones no te hace bien, impide tu crecimiento personal o social, es momento de que corras Barry Allen.

Hacé lo que te haga bien

Una de las cosas que debemos tener en cuenta en el momento de tomar decisiones es que, sea cual sea la decisión que tomemos, no hay vuelta atrás; debemos aferrarnos a esa decisión y seguir. Elegí vos tu camino, tu vida, las actividades que te gusta hacer, elegí bien tus amistades y con quien vas a salir. Elegí a quién vas a querer y amar mucho y demostrá eso todos los días. Elegí el trabajo que te va a dar de comer y elegí también el trabajo que te gusta.

Malos y pésimos momentos vamos a tenerlos en todo momento que pasemos por esta vida mundana, pero saber decidir si queremos pasar bien o pasar mal queda a nuestro cargo, hacete bien a vos mismo/a y alejate toda la toxicidad posible.