Reconstruir la confianza en el periodismo

“Creo en el talento, pero creo más en el esfuerzo”. Con esta frase, Juan Cruz, director adjunto de El País concluía su conferencia en la inauguración del curso de verano “Periodistas en Red” impartido en la Universidad Rey Juan Carlos. Durante esta jornada, en la que también se presentó el estudio “Los Medios y su Público: ¿las redes propician el diálogo?” realizado por Estudio de Comunicación y Servimedia, el periodista y escritor canario habló sobre el deber que tiene la profesión por reivindicar su imagen ante la ciudadanía.

Cruz citó al periodista italiano Eugenio Scalfaria para explicar la doble vertiente contra la que se enfrenta el periodismo. El deber del periodista es informar, contar lo que ocurre. A pesar de ello, quien se dedica a este oficio debe ser consciente de que su trabajo consiste en transformar hechos en noticias, y que en ese proceso de convertir un hecho en noticioso, “se desnuda a las personas y se describe dicha desnudez”, lo que supone en mayor o menor medida, atacar a los protagonistas de las noticias.

La solución para no cruzar la línea entre el trabajo honesto, profesional y la crueldad radicaría en trabajar responsablemente. Según Cruz, dicha responsabilidad consiste principalmente en la obligación de respetar las fuentes, de tener la seguridad de que lo que se cuenta es cierto o por lo menos fiel a las versiones de los protagonistas de la historia. “El elemento fundamental del periodista es la comprobación”, afirmaba durante su intervención.

El principal virus que amenaza la relación entre de los medios de comunicación y sus públicos es la desconfianza. Las empresas han sufrido esta circunstancia en los últimos años y han realizado, unas más que otras, intentos por construir relaciones de iguales con sus públicos. Organizaciones de todo tipo dan mayor importancia a sus áreas o departamentos de comunicación y son conscientes de que no solo deben hablar con sus clientes o consumidores, sino con todos aquellos grupos de interés que se ven afectados por los resultados de su gestión.

Algunos medios aún no han comprendido esto. No hay duda de que la pluralidad es fundamental para la democracia, pero es un dilema el valor que se le puede dar a una noticia si de antemano se conoce la postura del Medio. Las personas esperan información veraz y rigurosa, y esta se logra únicamente a través de un trabajo ético y profesional. Este es el primer paso para construir confianza y mejorar la reputación del periodismo.


Originally published at www.estudiodecomunicacion.com