Mochileando por Europa

Suiza. Lago Thun y Lauterbrunnen

Debo comenzar por decir que a los que nos gustan las montañas, lagos y naturaleza en general, tenemos en Suiza el paraíso (un paraíso frío si lo comparamos con la Suiza centroamericana). Y no es en vano que a Costa Rica algunos la llamen la Suiza centroamericana, ambas comparten una belleza sin igual como también los precios elevados, tristemente. La moneda es el Franco Suizo y tiene un valor muy similar al Euro o Dolar que para estas fechas están muy parecidos.


Vamos desde el inicio, en compañía de mi queridísima Dani salí de París, se puede volar a Ginebra por unos €60 con una maleta facturada, el primer detalle que enamora al llegar, a parte de ver los Alpes desde el avión, es que te dan un tiquete de bus gratis que vale por una hora, con esto puede ir uno al centro de Ginebra o al destino que se tenga en las cercanías. Aquí TODO funciona, todo está limpio y ordenado, es una cosa sorprendente, el transporte público es perfecto y perfectamente caro, por ejemplo el tren que va de Ginebra a Berna cuesta €50 y es un recorrido de 1:30h máximo. OJO, para algunos trenes si se compran los tiquetes con tiempo salen a MITAD de precio, €25 para este caso, aún así, si recuerdan mis notas de Holanda, allá conseguí un tren de unas 2h por €7, menos de la tercera parte. La empresa que maneja todo el transporte público en Suiza se llama SBB (le dan click y los lleva a la página) tienen app para el móvil y es muy fácil de utilizar. No se preocupen mucho por comprar todo en línea porque la mayoría de buses tienen máquinas para comprar tiquetes, así como muchas paradas de bus (y nadie se las roba o destruye, CULTURA muchachos, CULTURA lo que nos falta en centroamérica), en todas las paradas y terminales hay pantallas cronometrando la hora de llegada de los buses y trenes, amo tanto este internet de las cosas, donde todo está conectado y todo funciona, ¿cuándo tendremos esto en Costa Rica?


Me falta agregar de Ginebra lo poco que pude ver, una fuente dentro del lago que es pues un chorro de agua muy alto y ya, nunca había visto tantos autos de lujo en un mismo lugar, miles de Tesla, millones de Porsche y billones de BMW, aquí hay plata de plata, por algo no forman parte de la Unión Europea. Comer fuera es caro, alrededor de €25-€40 por una comida decente, €10-€15 por un Kebab ni tan sabroso, a Starbucks ni entren.

En Berna nos hospedamos un par de noches donde un conocido de mi amigo de Groningen, muy amable y hospitalario, salimos a correr por la montaña y a caminar por el campo que es simplemente precioso, como estar con Heidi y el Viejo de los Alpes. Sé que hay algunas cosas por visitar en Berna pero no lo hice, está la casa de Einstein y algunos museos.

De Berna pasamos a Thun, una ciudad hermosa, la atraviesa un río de agua cristalina y adivinen, ni una sola basura en sus aguas.

Thun tiene mucho encanto, un castillo, mucho comercio, turismo y un poco de vida nocturna, no mucho pero hay, seguramente porque una cerveza cuesta €6 y un vaso de 0.5L (una pinta) unos €9. Aquí unas fotos más.

Y para que no falte, este servidor jugando de salsa.

Dato curioso, en Thun hay un bar que se llama El Camino, en la plazoleta donde están la mayoría de bares, donde venden Imperial, si señores y señoras, la cerveza de Costa Rica.


Pasemos a otros detalles, mi estadía en Suiza fue todo gracias a WorkAway, mi anfitrión fue el mejor del mundo, estuve dos semanas en su casa junto con mi amiga Dani y un tipo de Nueva York que sabía mucho de vinos pero poco de modales o paciencia. Desde Thun se toma un bus a Guntendorf por €6, y listo, llega uno a este pueblo que no voy a mentir, es tan lindo que dan ganas de llorar y pensar en la divinidad de su preferencia. Nuestro anfitrión salió de vacaciones al día siguiente y nos dejó dinero para alimentación, su casa y su carro a nuestra disposición, ¿casi nada verdad?, con €90 se pueden hacer las compras de una semana para 3 personas, comiendo bien bien y 3 veces al día. De nuevo, la cadena de supermercados Lydl es la mejor opción. Cuando digo comiendo bien, hablo de esto.

¿A quién le molesta trabajar de 3–5h si puede cenar así? Y además el lugar de trabajo tiene una vista panorámica de lujo.

Para que no digan que sólo ando paseando ahí está la prueba. Desde Guntendorf se puede caminar hasta Sigriswile donde se tiene una mejor vista del lago Thun, ya que este pueblo está a mayor altura.

¿Horrible lugar, verdad? Otra curiosidad de esta zona es que no existe la gente joven, son pueblos para adultos mayores con dinero, vimos una viejita como de 100 años subiendo en bicicleta por esas colinas tranquilamente, claro, con una bicicleta eléctrica 😂.


A ver, a ver, ah sí… Lauterbrunnen, ¡qué lugar!, un pequeño pueblito en medio de un valle impresionante, pero mejor vean.

https://www.instagram.com/p/BSon-SigjHI/

Simplemente lo absorbe a uno, hay un par de Pubs y restaurantes, una iglesia y unas cuantas casas, un lugar para acampar con casas rodantes (Campers), algunos hoteles y también AirBnB.

Ya luego de ir a Lauterbrunnen tengo poco que agregar, el vino es barato y bueno, €12 una botella que no se consigue en Costa Rica, hay queso y chocolate hasta el cansancio, probé el Fondue y Raclette, cosa que les recomiendo hacer, el queso de Raclette es buenísimo.


Casi olvido que un par de días antes de irnos de Suiza, hubo un fre te frío y nevó, mi primera vez en una nevada, es un sentimiento muy grande para uno que es del trópico, es como ver llover pero en cámara lenta, cautivante.

https://www.instagram.com/p/BUozGZsAeT2/

Es curioso que nevara porque unos días antes hasta ganas tenía de nadar en ese lago transparente, que por cierto, lo amo.

Para terminar, debo decir que tengo que volver a los Alpes, en el país que sea, es un lugar sin igual, además de que me gustaría aprender a esquiar.

Ahí les dejo para que mediten, la siguiente parada es el sur de Francia.

Chao por un rato.