Sin respuesta

La mano se levanta, el aire se molesta por el atrevimiento. Vacío en la mirada, el nudo infinito de recuerdos. De la neurona al nervio, del nervio al músculo, ademán de movimiento, mano que duda, el aire que la rodea enfurece. Lo peor del impulso es que no es voluntad, la voluntad se dobla, el impulso no. La mano saluda, el aire atento, nada por repuesta, alguien que da la espalda. La mano cae pesada, el nervio se apaga y el aire se calma.