La vida es movimiento. Movimiento es vida

¿Cuántas veces hemos dicho… este lunes empiezo mi rutina de entrenamiento? Y al final, llega el lunes y no nos ponemos a ello, y así semana tras semana. Tal vez, uno de los motivos es porque la palabra actividad física nos parece una tarea más a largo plazo. Pues bien, actividad física es algo que ya hacemos de forma cotidiana pero que al no ser consciente de ello, apenas nos damos cuenta de la cantidad de movimientos y músculos que intervienen con simplemente ir en busca del coche con el que dirigirnos al trabajo, o incluso al bajar las escaleras de un edificio en lugar de coger el ascensor. Fuentes afirman que LA ACTIVIDAD FISICA “puede ser contemplada como el movimiento corporal de cualquier tipo producido por la contracción muscular y que conduce a un incremento sustancial del gasto energético de la persona” (Caspersen, Powell y Christenson, 1985). Por lo que cualquier movimiento que hagamos es actividad física: caminar, saltar, limpiar la casa. Sin embargo, Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) la inactividad física ocupa el cuarto lugar entre los principales factores de riesgo de mortalidad a nivel mundial. Mueren 3,2 millones de personas cada año debido a la inactividad física. ALARMANTE, ¿VERDAD?

Cabe nombrar los cambios que se producen en el cuerpo cuando pasas varias horas sin realizar movimiento de ningún tipo:

  • Al estar muchas horas sentado, la musculatura de la espalda se debilita, se ve afectada la postura de hombros y cuello, por ejemplo, al trabajar desde un ordenador ya que pierde flexibilidad y si además, le sumamos una mala higiene postural, peor aún.
  • ocurre lo mismo con los glúteos e isquiotibiales, pierden tono muscular y se vuelven más rígidos
  • No hay flujo sanguíneo suficiente al estar sentado, es malo para la circulación de las piernas, ya que no se mueven y para el cerebro también supone un riesgo, al tener menos actividad por la ausencia de movimiento, esto produce cambios.

Pues bien, se trata de cambiar hábitos en las actividades básicas y cotidianas de una manera simple, barata y saludable. A continuación, se reflejan algunos hábitos para que tu vida se vuelva cada vez más activa:

  • No pretendas llegar con el coche justo a la puerta de tu destino, dejar el coche aparcado un poco más lejos e ir en patinete, skate, caminando, corriendo… es una buena iniciativa para hacer nuestra vida más activa.
  • Desplázate caminando o en bici. Ganarás en salud y a la vez, ayudarás a conservar el medio ambiente, evitas colas de tráfico, ahorras gasolina…
  • Escoge la opción de la escalera y olvida el ascensor.
  • Lo mismo que con el coche ocurre con la guagua, metro,… bájate en una parada antes o después y, ¡muévete!
  • Otro detalle, si vas al gimnasio (la mayoría va en coche, moto…) y luego te tumbas en el sofá… estamos cayendo otra vez en la espiral del sedentarismo. No basta con ir al gym 1 hora, debes llevar una vida en movimiento.
  • Otras de las recomendaciones a tener en cuenta es adecuar el movimiento físico a la edad evolutiva actual. Para ello, te invito a visitar el siguiente enlace de la Organización Mundial de la Salud, donde refieren tres grupos de edades: 5–17 años, 18–64 años, y de 65 en adelante:http://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_recommendations/es/

“La vida nunca es estancamiento. Es movimiento constante, movimiento sin ritmo, pues nosotros cambiamos constantemente. Las cosas viven moviéndose y ganan fuerza mientras lo hacen” Bruce Lee

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Cristian Reyes’s story.