LA NECESIDAD DE VIVIR PARA CONTAR

Siento que necesito experiencias, necesito llenar mis pulmones de vida, ansío la libertad de viajar, como el pez necesita el oxígeno que contienen las moléculas de agua.

Quiero irme lejos, perderme, olvidarme de todos y que todos me olviden, hacer nuevos amigos, ver otros paisajes, saborear nuevas culturas, empaparme de arte, tener algo que decir.

Todos tenemos algo que decir, resulta obvio, pero siento que me falta ese algo, aquello tan vital y que dota de sentido la misma vida, el mismo vivir en toda su literalidad.

Me aterra el mundo, me aterra la vida porque es algo desconocido, pero necesito tirarme de cabeza dentro de ella, porque me siento apenas una niña en pañales. Tengo que superarme para poder confiar en mi misma. Tengo que demostrarme que puedo.

Al final, he descubierto que solo hay que tener fe, creer de verdad en lo que se dice y hacerlo. He llegado a comprender eso de la fe, pese a lo tergiversada que está la religión hoy en día, y recalco que no estoy de acuerdo con las iglesias ni de imponer la religión por la fuerza, como se hace actualmente, pero, he llegado a comprender el mensaje. Si crees que puedes, solo has de confiar, no dudar, ni echarte atrás.

Quiero comprender la vida, porque siento que la puedo llegar a comprender, quiero entenderlo todo, quiero descubrir todo lo desconocido.