Pobres contra pobres: una reflexión antes del 1 de mayo

el autor de chamaquito
Desde mis 13 años de edad Puerto Rico ha estado en contracción económica. Dicho de otra forma, la conciencia política de mi generación no conoce otra cosa que no sean tiempos de recesión.

Sí recuerdo algunos detalles de los tiempos de Rosselló padre. Esos eran los good ol’ days donde se veía televisión en familia, el internet era dial up y había grandes obras por todos los lados. Hicieron un supertubo que hizo que a mi abuela no se le fuera el agua constantemente, construyeron un tren urbano, un Centro de Convenciones y hasta un Choliseo. Eran los tiempos del slogan ‘Puerto Rico does it better’… el dinero fluía.

Por eso no juzgo a los ciudadanos que no simpatizan con los jóvenes que componen el movimiento estudiantil. Como bien reseña Silverio Pérez en su libro “La Vitrina Rota o ¿Qué carajo pasó aquí?” Puerto Rico en un momento de ser el país más pobre en las Américas se transformó en la ‘vitrina de la democracia norteamericana’.

Pecha Kucha

Nuestros abuelos experimentaron esa transformación y nuestros padres vivieron en la ilusión de prosperidad que una vez generó el difunto ELA. Tanto así que segmentos considerables de la población todavía andan en ese viaje. El colonialismo es cosa mala, los dejó mansitos y sin entender las nuevas realidades.

Me enorgullece la juventud porque nosotros estamos claros y decididos. Nuestros obstáculos son grandes, pero más son las ganas de construir un mundo mejor.

Es un hecho extraordinario que en Puerto Rico hemos vivido 12 días consecutivos de protestas. ¡Por fin! Pensé que iba a estar súper contento porque por fin está naciendo el nuevo Puerto Rico, pero en realidad han sido días bittersweet y agobiantes.

El primer día que me jamaqueó fue cuando aprobaron en la Cámara el proyecto que elimina la Comisión para la Auditoría Integral del Crédito Público. Yo entiendo que la deuda será auditada y que existen varios vehículos para hacerlo. No obstante, es imperdonable como aprobaron un proyecto de forma antidemocrática, a oscuras y burlándose de la UPR. La misma mierda que hacen siempre. Esos estilos no se pueden tolerar. En cualquier país independiente del mundo, esto representa un acto de violencia y el pueblo lo reconoce como tal y responde.

Instrumentos del estado

Por eso al otro día asistí al Capitolio a cumplir lo que entendía que era mi responsabilidad ciudadana, ocupar espacio y ver qué aprendía. Ví muchas cosas, pero lo más importante fue lo que escuché después del primer enfrentamiento con la policía. El ambiente estaba caluroso, pero después de esa primera ronda de gas pimienta se rompió el hielo. De repente todos los manifestantes estaban callados y en shock. Se escucha una voz de mujer llamando a la calma y cordura a través del megáfono.

Hacemos el ejercicio de levantar las manos, y entre una cosa y otra la mujer nos recuerda que los policías son igual de pobres que nosotros, que no lo cogiéramos personal. Qué clase de lección…

Si somos pobres contra pobres. ¿Porqué estamos peleando?

Me siento afortunado de haber estado presente esa tarde para internalizar y sentir esas palabras, lo cual resultó en aprendizaje. Obvio que el responsable del enfrentamiento de pobres contra pobres es el estado y por ahí empecé a auditar los hechos. Tú sabes, seguir el dinero y quién gana de la situación, las viejas confiables.

A continuación, un humilde análisis recopilando los sucesos de los pasados 12 días y de cara al PARO NACIONAL a celebrarse este lunes 1 de mayo.


Hay que denunciar el rol del estado como agente provocador, pero también quitarse el sombrero ante el Partido Nuevo Progresista por tan magistral y amoral estrategia para dividir el pueblo y distraernos de la guerra real que se está dando en los pasillos del Congreso de los EEUU.

i.e. Tal vez usted se ha fijado que el territorio de Puerto Rico es la prioridad #1001 para personajes como Donald Trump, Paul Ryan, Orrin Hatch, etc.

Estoy seguro que la administración Rosselló está haciendo todo lo posible para que Washington le preste atención al territorio de Puerto Rico. La misión esta semana, conseguir los $600 millones en fondos que nos presupuestó Obama para que nuestro sistema de salud no colapse. Tenemos a una comisionada residente republicana. Le enviamos a master Fortuño (R) como cabildero, ofreciendo no obligar a los bonistas a reestructurar la deuda por 1 año a cambio de los fondos. En adición, contratamos como cabildero al director de la campaña de Donald Trump unos míseros $125,000 y aún así — pichaera para el territorio isla.

¿Qué ha de hacer entonces el Plan para Puerto Rico? Bueno, el gobierno necesita leverage para abrir puertas y comenzar a negociar lo que quiere del Congreso. El leverage tiene que ser político, el gobierno no puede competir contra el cabildeo económico de los bonistas. Una buena estrategia sería que la prensa internacional empiece a reseñar más la crisis en Puerto Rico. Imágenes provocadoras tipo Grecia y Venezuela serían útiles para prender fuego debajo del asiento de los congresistas. Eso es el corto plazo. ¿Es eso lo que busca el estado este 1 de mayo?

A largo plazo, que la comunidad internacional conozca nuestro caso abre posibilidades interesantes en foros como las Naciones Unidas. Vea esta nota en Sin Comillas sobre un artículo publicado en la edición de abril del Harvard Law Review (Developments in the Law — The International Place of Puerto Rico). Es bastante larga la lectura de Harvard, así que en resumen:

Si Puerto Rico fuera reconocido como un territorio no autónomo, el Congreso de Estados Unidos podría ser responsable del pago de la deuda.

Ok. Esa indemnización nunca pasará. Eso sería considerado un ‘bailout’ por la administración Trump. Sin embargo, que Puerto Rico vuelva a ser incluido en la lista de colonias de la ONU, sí es poderosa carta para negociar y abre muchas opciones, más de las que tenemos ahora ;)

Pura especulación, pero regresando a las intenciones del estado. No es lo mismo tocar puertas en el Congreso con una isla indiferente versus una isla en candela. El pitch de los cabilderos del gobierno será más efectivo bajo la segunda premisa.

Ahora hágase estas preguntas sobre los sucesos ocurridos en los pasados 12 días y juzgue usted:

  • ¿Secuestrar a estudiantes manifestantes utilizando policías encubiertos?
  • ¿En verdad la reunión de Tomás Rivera Shatz con la exgobernadora Sila Calderón era tan urgente que no podían hacer un Google Hangout?
  • ¿Estamos seguros que el representante de Moca es un morón o cabe la posibilidad de que se hace?

Parecería como si el estado deliberadamente está metiendo el dedo en la yaga para que la gente se movilice. La represión del estado contrario a intimidad o asustar, solo aumenta la resolución de los grupos ciudadanos en resistencia. Más aún, los abusos recientes que hemos presenciado despiertan gente fuera de la indiferencia poco a poco al encender la indignación en las redes sociales.

Khé?

Contrario a lo que dice Ricardo Rosselló en su mensaje de estado, los hechos hacen fácil llegar a la conclusión que el gobierno en efecto sí quiere un estallido social. Mientrás más grande el papelón, mayor cobertura internacional recibirá el caso de Puerto Rico.

Watch what politicians do, not what they say.

Y es que recordemos que el lunes no es solo el día del PARO NACIONAL. El gobierno tiene otras asuntos más importantes que atender. El lunes vencerá el stay de PROMESA y seguramente comenzarán a llover las demandas para que le paguemos a los bonistas por encima de todo. En adición, el gobierno tiene que seguir mendigando en el Congreso por esos $600 millones que eviten el colapso de nuestro sistema de salud. ¿Cómo el gobierno logrará que EEUU no le pichee? Veremos.

¿Iré a la playa el lunes, trabajaré por mi cuenta o iré al PARO NACIONAL? Veremos. Me siento en conflicto con esto de que estén manipulando al pueblo para avanzar intereses y negociaciones en Washington.

La rabia que sienten muchas personas es real y eso nos afecta a todos en el día a día. Muchos nos sentimos deprimidos por el rumbo que toma el país. La salud mental de nuestro pueblo no es un juego y menos con tanta gente que todavía escucha radio y ve televisión local.

En un mundo utópico el PARO NACIONAL sería un espacio de reflexión para unirnos como pobres y entender que todos estamos en el mismo bote. Todos debemos remar hacia el desarrollo económico y resistir quienes nos tiran a la austeridad, eso está comprobado que no sirve.

Lo dice un Premio Nobel de Economía

Si queremos salvar el país debemos reconocer que todos los sectores tenemos el mismo enemigo común y así ir sanando nuestras diferencias.

Nuestra soberanía (entiéndase el poder para controlar nuestro futuro, no la fórmula de estatus) reside en el Congreso de los EEUU. Tenemos que remar juntos y reclamar esos poderes, de no hacerlo no hay desarrollo económico.

Sé que los puertorriqueños somos los principales culpables de haber jodío nuestra país, pero pregúntate… ¿En verdad quieres que las herramientas macroeconómicas que Puerto Rico necesita para echar adelante estén en manos de Donald J. Trump? ¿El destino de Puerto Rico dependiendo de los caprichos de un tirano como Donald J. Trump y un congreso dominado por republicanos racistas?

Fuck that!

Paz y amor.

Protestemos con cautela y mucho escepticismo.

¡Pf no peleemos entre pobres!
¡Que la presión llegue donde se tiene que sentir!
crédito para el profesor Leonardo Flores de UPRM por este excelente diagrama de presión