Salud con-tacto y perspectiva popular.

Soy estudiante de medicina tradicional china, una medicina con (mínimo) 2000 años de sistematización y experiencia empírica. Éste sistema médico, proveniente de China, es para mi una herramienta económica y eficaz para el tratamiento de muchas patologías y trastornos de salud, además de contener una filosofía esencialmente preventiva, lo quela convierte en una herramienta particularmente interesante en salud preventiva y atención primaria de la salud.

A grandes rasgos el objetivo de cualquier tratamiento de MTC (med. tradicional china) es reestablecer el equilibrio interno de órganos, viseras y funciones orgánicas; esto se logra mediante la intervención del Qi (energía vital) con agujas, masaje, moxa, ventosas, alimentación, fitoterapia, etc.

La medicina china en latinoamérica se encuentra en expansión, al igual que otras terapias y actividades orientales; no obstante aún en argentina hay muchos limitantes para que ésta herramienta de salud sea aplicada de forma masiva y accesible, es decir se popularice como tratamiento de atención primaria de la salud. Nombraré algunos obstáculos:

  1. No hay reconocimiento formal de este sistema médico ni de sus tratamientos. El Estado aún no reconoce la medicina china, así como tampoco reconoce la acupuntura, moxibustión ni fitoterapia. A raíz de esto, no existe enseñanza oficial ni sistematizada. Cada interesadx en estudiar MTC, debe encontrar un buen maestro recibido en china y pagar el costo de los estudios por si solo.
  2. Hay una fuerte disputa entre el ámbito médico reconocido (médicos científicos, médicos convencionales) y médicos chinos. El Colegio de Médicos presento un proyecto de ley (creo que año 2008) para que la acupuntura sea un tratamiento exclusivo de personal de la salud reconocido (médicos, kinesiólogos, enfermeros). La comunidad de médicos chinos presentó un amparo al respecto y la ley no salió. Este conflicto de intereses no permite regularizar la acupuntura. 
    En cuanto a este punto quiero hacer una pequeña aclaración, el Colegio de Médicos pretende controlar la acupuntura, que es un método de aplicación del sistema médico chino tradicional, sin embargo, no tienen el mínimo interés en estudiar la medicina tradicional china, por lo que pretenden utilizar “acupuntura científica” o “acupuntura para el dolor” desconociendo toda la tradición de MTC. Esto es conflictivo, quieren apropiarse de un tratamiento que no les corresponde (llegó al país gracias a médicos chinos que migraron a nuestras tierras), y encima pretenden desconocer los sustentos teóricos-filosóficos en los que se basa el tratamiento.
  3. No hay suficiente aceptación social. Si hago un análisis general, creo que en los últimos años se expandió mucho la cultura oriental, pero los tratamientos de salud china no tanto. 
    El yoga se volvió súper popular, se puede practicar gratis en plazas y centros culturales, así como también se puede pagar a un precio estándar. Junto al yoga llegó un poco de la filosofía y teoría energética de los chakras y el prana; proveniente de India. Si hacemos el mismo análisis con la Medicina Tradicional China, nos encontramos con que ésta creció mucho menos en términos de popularización. Todo el mundo conoce la palabra ‘acupuntura’, pero no necesariamente conoce la palabra ‘Qi’ (que viene a ser el prana de India) y mucho menos los sustentos filosóficos y teóricos de la acupuntura. 
    En los siguientes puntos desarrollo elementos que considero que contribuyen a la falta de aceptación social y conocimiento de estos tratamientos médicos.
  4. La medicina china y la acupuntura están sobrevaluadas, una sesión en Buenos Aires, ocila entre $700 y $1500 (habiendo casos extremos donde cuesta hasta $3000). Esto se da para mi por las siguientes razónes: 1) los chinos quieren ganar plata, y los que no son chinos y se especializan en el país “siguen el tren, si estamos en el baile vamos a bailar”, suelen cobrar un poco menos que un chino egresado de la universidad, pero igualmente mantienen los precios altos. No hay justificación material para cobrar tan caro, un paquete de agujas cuesta $13, y un médico o acupuntor puede atender a varios pacientes a la vez (como un kinesiólogo). 2) la medicina china funciona, los chinos lo saben, los pacientes que van lo saben (y sus conocidos se enteran), entonces la gente que puede lo paga. A nadie le gusta estar enfermo, y muchas veces la medicina china resuelve problemas que la medicina científica no; entonces cuando una persona ya agotó todas las vías hegemónicas de sanación, va como última esperanza a la medicina china… entonces si ésta le trae mejoría, sin duda, la persona pagará el costo sin pensarlo.
    3) al no haber regularización ni interés estatal, la medicina china no se expande, entonces se sigue mantenido el mismo status quo y ésta medicina sigue siendo un privilegio.
  5. En nuestra mente, la ciencia lo es todo. Como en todos los países eurocéntricos y colonizados, somos hijos del positivimos y el iluminismo, somos hijos de la ciencia de europa, ésto es un limitante cultural importante y difícil de superar. La medicina china sienta sus bases teóricas en la filosofía del Tao, su sistema médico fue creado antes de que la ciencia actual aparezca, esto hace que la gente extremadamente escéptica o que considera que lo único real y efectivo para ser considerado medicina, es lo que puede medirse bajo el ojo de la ciencia, termina catalogando a la medicina china más en el plano de lo fantástico, filosófico y espiritual que en otra cosa. Y aquí, lo que yo siempre trato de diferenciar, la medicina china lleva (mínimo) 2000 años de experimentación empírica en poblaciones enormes (como el es china), y hoy en día es una carrera universitaria en china con centros de investigación y trabajo conjunto con la medicina científica. Con esto quiero dejar en evidencia, que sí, la medicina china se basa en filosofía antigua, pero tiene suficiente demostración empírica como para ser aceptada como una medicina efectiva. Creo que esta problemática de “la ciencia es la vara que mide lo que sirve y lo que no”, en argentina es aún más profunda, ya que somos un país sudamericano que niega, rechaza y desprecia constantemente sus raíces (raíces de pueblos originarios de estas tierras), las cuales son ricas en medicina a base de hierbas.

Espero que esta pequeña reflexión le sea de utilidad a aquellxs interesados en la MTC, y que vayamos construyendo el camino que queremos para esta medicina, la cual bajo ningún concepto debe querer reemplazar a la medicina científica, más bien, el ideal es buscar el equilibrio y apoyo mutuo entre ambas. La medicina china es esencialmente preventiva, aquí en argentina la usamos como última opción, cuando todo lo demás no funcionó; esto también es importante tenerlo en cuenta y revertirlo. La medicina china debería ser parte del sistema preventivo de atención primaria de la saludo, reduciría gastos hospitalarios, porque por ejemplo la persona ya no iría en primer instancia al hospital por un dolor de cabeza, sino más bien, se le aplicaría un tratamiento de acupuntura y fitoterapia, y si dicho tratamiento no elimina los dolores de cabeza, recién ahí sería derivado al hospital… donde dicho de paso, sería idea que en vez de darle un analgésico, le hagan una tomografía.