¿Qué aprender del mercado de los coches autónomos?

Allá por el año 2014, que para algunos puede parecer muy cerca, pero desde que existe internet de forma generalizada está muy lejos… Google (el actual Alphabet) presentó al mundo entero el prototipo del coche autónomo.

Paralelamente a ello, o quizá posteriormente… Muchos otros “players” han estado invirtiendo enormes cantidades de dinero para coger un pedazo de la tarta (que por cierto aún está en la pastelería).

En el mundillo startup, se suele decir que no es bueno ser el primero. Puesto que ya sabemos que le pasa al soldado que va en la primera línea…

Es cierto que Alphabet siempre ha estado innovando y ha tenido esa mentalidad de la investigación y desarrollo muy presente. Gracias a ello hemos tenido inventos tan buenos como las Google Glasses… Ah, ¡no! Que ahí también entraron los primeros y se pegaron de morros.

Volviendo a lo de los coches autónomos, Uber y Volvo desplegarán este mes un pequeño número del Volvo XC90 modificados para la autoconducción en Pittsburgh.

Uber, la empresa de la App de taxis va a ser no obstante la primera en llevar verdaderamente la tecnología de autoconducción a los consumidores.

¿Le pasará a Uber (y Volvo) lo mismo que a Alphabet con sus Google Glasses?

Como esta tecnología es muy joven aún, los pasajeros de Pittsburgh contarán con un supervisor humano, no vaya ser que la lien parda… Además, habrá un copiloto tomando notas de cada viaje. ¡Ah! Eso si, montarse será gratis, aunque solo unos pocos podrán servir de conejillos de indias.

Está claro que todo esto es solo el principio, y que esta tecnología (que irá mejorando rápidamente) se irá aplicando también a otros vehículos terrestres como camiones y autobuses — que por cierto en Helsinki ya están testeando estos vehículos en sus calles (ver link).

Las lecciones a aprender para mi son:
- Que exploren otros, es más fácil mejorar lo existente que ser Einstein
- Que el mundo está cambiando y más vale estar al día de todo…
- Y que la economía va a explotar cuando todo el trabajo que hacemos pueda ser sustituido por máquinas

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.