IGLESIA DEL MONASTERIO DE SANTA CATALINA DE SIENA

Monasterio de Santa Catalina de Siena con la cúpula, portada retablo y espadaña.

En pleno centro de la ciudad de Lima se encuentra ubicado el Monasterio de Santa Catalina de Siena, entre los jirones Andahuaylas y Puno en Barrios Altos. Se trata de uno de los más bellos conjuntos arquitectónicos religiosos del siglo XVII dirigido por las madres de clausura de la orden dominica.

La fundación de este monasterio se realizó el 1 de febrero de 1624 con licencia de la Real Audiencia y confirmada posteriormente por el Virrey Marqués de Guadalcázar. Sus fundadores fueron las hermanas Doña Lucía y Doña Clara de la Daga y el Licenciado Juan de Roble.

En este caso, se aborda la historia de la iglesia desde sus cambios estructurales e intervenciones, a través del tiempo.

Tres años después de su fundación (1627) los trabajos de la iglesia iniciaron con la fábrica de la capilla mayor todavía con características modestas, la nave estaba cubierta con tablas y la capilla mayor provista de una bóveda. El 2 de febrero del mismo año se incluyó la ermita de Nuestra Señora de Loreto hecha a semejanza de la Casa de Loreto en Italia ubicada en la parte del coro bajo, detrás de la reja.

Según un concierto notarial del año de 1639, el coro bajo de la iglesia fue obra del alarife Juan Rodríguez en el que se menciona que dicho coro tenía por medidas 12 varas de ancho por 24 de largo. En ese mismo año quedó pactada la ejecución de la escalera que conduce al coro alto a cargo del alarife Luis Fernández Lozano. Las dimensiones de la estructura eran de 13 varas y media de largo y 9 de ancho. En cuanto al coro alto, este debía ser de madera e iría sobre el coro bajo construido en cal y ladrillo, y estaría a cargo de los carpinteros Pedro de Céspedes y Alonso Jiménez.

Vista general del coro bajo y alto

El 9 de febrero de 1639 se concertó con Pedro de Céspedes la ejecución de la armadura mudéjar de cinco paños para cubrir el coro alto, diseño hoy inexistente y con el alarife Luis Fernández Lozano la ejecución de la espadaña además de otras obras.

El 25 de mayo de 1662 se encomienda a Asensio de Salas la ejecución de la talla de la sillería de asientos corales que aún se conserva y el retablo mayor el cual no concluye por su repentina muerte. Diego de Aquirre fue el encargado de retomar los trabajos asistido por Juan de Gamboa.

En los exteriores de la iglesia se concertó con el alarife fray Cristóbal Caballero un contrato para la ejecución de la portada en 1671. Este trabajo involucraba ejecutar la planta, traza y construcción, albañilería y cantería. En el contrato se especificaba la volumetría de la portada. A él también se le debe la ejecución del retablo dedicado al Corazón de San José que se encuentra en el interior de la iglesia junto al coro.

Lo que más adelante aconteció fueron las etapas de restauración y reconstrucción de la iglesia. En 1678 el alarife Manuel de Escobar propuso reforzar los pilares en los sitios de empuje de las bóvedas con gruesos contrafuertes, Francisco Gonzáles de la Sierra alargaría la iglesia por los pies en 1701. Posteriormente se realizaron otras intervenciones en 1744 y 1975.

Retablo mayor ejecutado por Asensio de Salas y Diego de Aguirre

_________________
 Bernales, Jorge (1972) Lima, la ciudad y sus monumentos, Sevilla, Escuela de Estudios Hispano-Americanos.

FAUA-UNI. Fundación Ford. Inventario del Patrimonio Monumental Inmueble. Ficha, N° 539.

San Cristóbal, Antonio (1988). Arquitectura virreinal religiosa de Lima. Lima, Studium.

San Cristóbal, Antonio (1991). “Fray Cristóbal Caballero y la portada de la Merced en Lima”. En Anuario de estudios americanos, T. XLVIII, N° 1.

San Cristóbal, Antonio (1995). “Alfarjes mudéjares en Lima durante el siglo XVII”. En Sequilao, Revista de Historia, Arte y Sociedad, N° 8, año IV, Lima.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.