LAS SIETE IGLESIAS Y EL PAN DULCE

El Jueves Santo es el día tradicional de visita de las iglesias de Lima o de recorrer las Estaciones.

Las estaciones son los siete pasos o lugares donde Jesús estuvo antes de ser crucificado y comprenden el Cenáculo y la Oración en el Huerto de Getsemaní, la casa de Anás, la casa de Califas, el pretorio de Pilatos, la casa de Herodes, Pilatos nuevamente, y el monte Calvario. Nosotros, en Lima, hemos transformado las Estaciones en “el recorrido de las siete iglesias.”

El recorrido de las iglesias conlleva visitar cada uno de los “santos monumentos” que se erigen en ellas. Los monumentos son construcciones hechas solo para la Semana Santa y representan los sucesos de la Pasión y Muerte de Jesucristo: la prisión o cárcel donde se le detuvo, y el sepulcro en que se deposita su cuerpo. Los monumentos están siempre adornados con cirios y flores que custodian el cuerpo de Cristo.

Desde los antiguos tiempos del virreinato los limeños cerraban el Jueves Santo con la compra del típico pan dulce. Los panaderos llamaban la atención de los comensales anunciando: “pan de dulce, pan de dulce y de regalo, pan de dulce”. Este día había mucha bulla y alboroto en las calles. Los bizcocheros ambulantes que lo vendían eran reconocidos por un farolito de papel que los distinguía. El pan llevaba por fuera dulces arabescos y adornos de colores que le daban un aspecto vistoso y se vendía hasta el Domingo de Pascua.

El pan dulce también se encuentra en las representaciones de la Última Cena que se erigen para la ocasión en las iglesias de la ciudad.

Incluso entrado el siglo XX se mantenía la tradición de la compra del pan dulce. Las panaderías más afamadas anunciaban, incluso en los periódicos, el inicio de la venta de este esperado pan. Por esos años aún se podía ver en los pasos -o representaciones- de algunas iglesias aquel largo y adornado pan con grajeas, almendras y confite encabezando la cena de Jesús.

(DIEGO LÉVANO)

Te invitamos a mandar tus fotos de las visitas que hagas a las Estaciones o iglesias del centro de la ciudad durante estos días, a ver si se encuentran aún los “monumentos”, la representación de la Última Cena o el pan dulce. La mejor foto será publicada en el Munilibro-3 PROCESIÓN Y FIESTA. La Semana Santa de Lima, cuyo autor es el historiador Diego Lévano.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Cultura Para Lima’s story.