LOS NOMBRES DE LAS CALLES DE LIMA (SEGUNDA PARTE)

Cuando recorremos jirones como Callao, encontramos nombres más pintorescos: “Mantas”, sede de costureras, modistas y proveedores de géneros o mantas que hacían la indumentaria de tapadas, damas y caballeros de la vieja Lima; “Valladolid”, cuyo nombre se debe a cierto fabricante de cera para velas apellidado así durante el siglo XVIII; “Mármol de Bronce”, por la pileta de mármol que, con un caño de bronce, abastecía de agua a la población. En ella también se encontraba la Casa Barbieri, antigua residencia de los condes de Villar de Fuentes; “del Espíritu Santo”, por el hospital del Espíritu Santo donde se atendían marineros o “mareantes” y que se construyó sobre esta calle en 1573; la tan tradicional “Del Arco”, debido a la presencia eventual del arco triunfal que se construía en esta cuadra donde se celebraba la llegada y daba la bienvenida informal a los virreyes recién llegados; “La Milla” por ubicarse en esta calle la vivienda de don Baltazar de Lamilla y Bocángel, hacendado en el valle de Bocanegra hacia mediados del siglo XVIII; y “Monserrate”, donde se instaló el Convento de Monserrate a inicios del siglo XVII, en donde pernoctaban los nuevos virreyes antes de entrar a la ciudad. Huallaga (“portal de Botoneros”), “Judíos”, “Melchor Malo” (donde se ubicaba la casona de Melchor Malo de Molina, un rico entre los más ricos de la Lima del siglo XVII), “Virreyna”, “Virreynita”, “Compás de la Concepción”, “Lechugal”, etc. Jirón de la Unión, (“Mercaderes”, “Espaderos”, “La Merced”, “Gurmendi o Baquíjano”, “Boza”, “Plazuela de San Diego” o “de la Micheo”, “Belén”, “Juan Simón”), Carabaya (“Ormeño”, “Callejón del Pacae”, “San Juan de Dios”, “Encarnación”, “Pando”, “Divorciadas”, “Filipinas”, “Banco del Herrador”, “Coca”, “Bodegones”, “Covachuelas de la catedral”, “Pescadería”), Azángaro (“Aparicio”, “Aldabas”, “Beytia”, “Gato”, “Enfermería”, “Negreyros”, “Juan Pablo”, “Huérfanos”, “San Carlos”, “Guadalupe”) y avenidas como la actual Abancay (“Juan de la Cova”, “Cascarilla”, “Santa María”), Tacna (“Huevo”, “Borriqueras”) o Emancipación o jirón Cuzco (“Pregonería de San Marcelo”, “Coliseo de Gallos”, “Corcovado”, “del Mascarón”, “Mesa Redonda”).

Esto, sin tomar en consideración vías tan olvidadas como excitantes en sus orígenes y funciones dentro de lo que significaba la Lima de huertas, la Lima entre rural y barrial de antaño: “Cascajal” (nada menos que la primera cuadra del Paseo de la República), “Sauce” (última del jirón Lampa), “Chirimoyo” (jirón Puno, cuadras 7, 8 y 9), “Acequia de Islas” (jirón Huánuco tercera), “Chicherías” (jirón Cañete, cuarta), “Alfareros” (jirón Quilca, cuarta cuadra), “Pampa de Leonas” (jirón Cajamarca, tercera), la ya citada calle “Lechugal”, donde moraron tanto Bernardo O’Higgins — libertador de Chile — como el doctor Hipólito Unanue, prócer del Perú (jirón Huallaga, cuadra 7), “Chacarilla” (jirón Apurímac, cuarta) y “Del Puno” (jirón Ayacucho, tercera: vía sobre la que nació Ricardo Palma).|