Los 8 peores postres de las comidas corridas

El postre es un problema de fondo. Y de fondas. Para muchos, las fonditas son el lugar idóneo para comer barato y casero. Sin embargo, sus postres suelen dejar un mal sabor de boca.

La sazón del hogar en cuatro tiempos, eso es una fondita. Ese lugar especial que reúne a todo tipo de hambrientos comensales dispuestos a degustar una comida completa a un precio justo y razonable. Tras reventarse un buen festín, en el que casi dan ganas de desabotonarse un poco el pantalón, lo único que se antoja es rematar con algo dulce e igual de sabroso. Sin embargo, las fonditas suelen fallarnos en ese departamento. Es casi como tener una increíble aventura, llena de acción, romance, explosiones y al final descubrir que todo fue un sueño.

Por ahí debe de haber casos de éxito en que se logre cerrar la comida corrida con la dulce cereza del pastel, pero acá encontramos los negritos en el arroz (con huevo) y enlistamos los que, para nosotros, son los peores postres de las fonditas.

GELATINA

El postre predilecto del 97% de las fonditas es todo un clásico. Hay leyendas urbanas sobre enormes albercas al poniente de la ciudad, donde cada día se preparan las gelatinas de todas las fondas del área metropolitana y sus alrededores… Es fácil de hacer y la mayoría de las personas la aceptan. Es justo por esta razón que decidimos incluirla en la lista. “La maldita primavera es un clásico, pero si la escucháramos todos los días probablemente nos volveríamos locos. Así pues, no estaría de más que trataran de variarle un poco. Además, por alguna razón la gelatina siempre la ubicamos como el alimento que comemos cuando estamos enfermos o convalecientes. Enfermo de la panza, gelatina. Enfermo de varicela, gelatina. Enfermo de comer tan seguido este postre, gelatina.

VARIANTE QUE SE APLAUDE: La gelatina con pedazos de fruta dentro. Quiere decir que por lo menos se esforzaron. Y lo agradecemos.

Cada vez que la vemos, temblamos. Fuente: tragos.variaditos.net

NATILLAS

Millones de preguntas surgen cuando ponen un plato con natilla frente a nosotros. ¿Qué es esto? ¿De qué es? ¿Frío o caliente? ¿Vamos a hacer una piñata? ¿Y el papel periódico? Si la frase “de la vista nace el amor” existe es por algo. El dulce desenlace de una gran comida no puede verse tan mal, así de fácil. El postre es un pequeño lujo que uno decide darse, pero si éste parece engrudo, pues valiente lujo.

VARIANTE QUE SE APLAUDE: El postre piñata (no existe, pero debería): una nata de piña (o piñata) que no se come sino se aprovecha como engrudo.

¿Quién trajo periódico? Fuente: forodecostarica.com

FRUTA

Antes de que nos agarren a frutazos en una plaza pública por esto, necesitamos aclarar lo siguiente. La Real Academia de la Lengua define postre como “fruta, algo dulce u otras cosas que se sirven al final de una comida”. La fruta lo cumple cabalmente: es cosa, es dulce y es fruta. Pero lo que realmente nos choca es cuando ni siquiera se toman la molestia de hacer algo interesante con ella y sólo te plantan en tu mesa una fruta sin pelar. Nos parece muy triste porque de alguna manera sentimos que involucró un nivel de esfuerzo cero.

No tenemos nada en contra de las deliciosas y jugosas frutas de temporada. Es más, utilizamos la frase “come frutas y verduras” como un mantra en nuestras vidas, pero si algo nos queda claro es que así, solita, no cuenta como postre.

VARIANTE QUE SE APLAUDE: Si la fruta se convierte en platillo, puede ser un postre ganador. Fresas o plátanos con crema, y hasta duraznos en almíbar, por ejemplo.

¡Alguien péleme, por favor! Fuente: maitemangas.blogspot.com

GALLETAS

A menos de que te vayan a servir un buen café o chocolate caliente, las galletas no tienen sentido. Un postre debe ser algo reconfortante, y en la historia del universo nada que sea tan seco lo es. Las galletas se llevan a juntas o a reuniones para agradecer la invitación y, ni siquiera en dichos eventos, se utilizan como un postre. Aunado a esto, el inminente peligro de un ataque de tos inducido por galleta seca y las enormes probabilidades de muerte por ahogamiento nos asusta bastante. Y es que, por más buena que haya estado la sopa de codito, no nos gustaría que la de la fonda fuera nuestra última cena. O comida, pues.

VARIANTE QUE SE APLAUDE: Galletas María hechas pie de limón. ¡O con cajeta! Si algo tiene cajeta (cualquier “algo”), lo festejamos.

Cada que te como siento que me desmorono. Fuente: singluten.es

YOGURT

No importa el sabor. No importa si tiene fruta. No importa si nos lo sirven al final de cada comida. El yogurt no es postre. Nunca. Si abrir una caja de polvitos y ponerla en agua hirviendo nos parecía triste por la falta de esfuerzo requerida, abrir un bote de yogurt y servirlo en un plato, es todavía peor.

VARIANTE QUE SE APLAUDE: El yogurt… en el desayuno.

¿Yogurt? Yo no. Fuente: scienceblog.com

FLAN

Para la preparación de un flan de verdad se requieren huevos enteros, y para servir como postre uno de cajita, también. En buen flan. Es como flan con maña. Lo que recibimos en la fonda es una pálida imitación, un amarillento intento por hacerse pasar por la cosa real, un coágulo indigno proveniente de unos polvos grenetinosos.

VARIANTE QUE SE APLAUDE: El verdadero. A veces hasta se ponen guapos y lo hacen de coco o cajeta (y cualquier “algo” con cajeta lo festejamos, ¿recuerdan?).

Te conocí en un bazar, un sábado a mediodía. Fuente: walmart.com.mx

ATE

Agua pasa por mi casa, ate de mi corazón… Es importante reconocer, cuanto antes, que el ate con queso nos encanta; esa combinación de dulce con salado es maravillosa. El problema es que hay fondas en las que se atreven a servirte el ate así: ¡solo! Nos parece que se atenta contra algo claramente establecido. El ate sin queso es como un baño sin espejo, como Wisin sin Yandel. Como Francisco sin Madero.

VARIANTE QUE SE APLAUDE: Que se sirva el platillo como va, completo, es decir, con queso. #PosÉstos

¡Dime que del queso no te separATES! Fuente: MisThermorecetas.com

MAMUT, PALETAS Y DEMÁS CHUCHULUCOS COMPRADOS

Si hablamos de poco esfuerzo y dedicación, este ejemplo es el ganador. Para apaciguar el estresante monchis, con un Mamut la armamos, pero después de comer no nos dan ganas de aventarnos a la mesa a recoger los dulces que sobraron de la piñata… El Mamut, el Bocadín y otros chuchulucos similares son casi comparables con las paletitas y pastillas de menta que te dan con el cambio. El postre debe ser un digno cierre a una comida deliciosa, no un dulcecito para que el jefe no se entere de que comí berros en chile pasilla.

VARIANTE QUE SE APLAUDE (casi): Si de plano la única opción que queda es comprar un Mamut, al menos compren el de tamaño normal y no el mini.

Estamos en espera de su extinción de las fonditas. Fuente: pepsico.com.mx

Las fonditas son un lugar especial. Un gran sustituto de la comida hogareña y su reconfortante sazón. Una vez que encuentras ese espacio que te hace volver al hogar, casi como cuando pruebas ratatouille y regresas a la campiña francesa, no quieres irte jamás. Por favor, dueños, encargados y cocineros de fonditas, no descuiden su platillo final. No nos hagan volver de la campiña francesa. No nos hagan despertar.


Originally published at www.clicknecesario.com on August 19, 2015.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.