La tecnología y la era de la contaminación.

El entorno de la tecnología y los pasos agigantados de la innovación se ha mostrado reflejado en un concepto alejado con el respeto a la naturaleza.

El desarrollo en los últimos años se ha basado en una evolución tecnológica, es decir que la tecnología ha presentado un asentamiento en todos los campos industriales con el fin de mejorar e incrementar los procesos de productividad. Sin embargo, en muchos casos se puede notar el desinterés para manejar proyectos inclusivos con el cuidado de nuestro hogar “El Planeta Azul”. No se puede negar que existen varios proyectos tecnológicos enfocados en incorporar como objeto principal al cuidado de la naturaleza y, así buscar una convivencia amigable con el planeta.

¿Podemos desarrollar tecnología amigable con el planeta?

Es la pregunta que toda empresa debería plantearse antes de generar un nuevo proyecto o con el fin de mejorar un servicio, no podemos negar la extensa lista de tecnología amigable que en la actualidad se ha creado y han intentado reducir el impacto en la contaminación. Sin embargo, todo esto no es suficiente para ayudar a recudir el cambio climático. Regresando a la pregunta centrémonos en varias tecnologías amigables que están implementadas en varios países como: Paneles solares, energía eólica estos como ejemplos generales que puede ser llamada energía limpia. A pesar de esto el mundo consumista no se ha detenido a pensar en todo el impacto y el riesgo que ocasiona vivir en un mundo globalizado por la tecnología, puesto que la tecnología permite tener la flexibilidad de renovación inmediata y, generar que las personas quieran cambiar sus productos como un Smartphone o un Televisor que sin medida está en constante evolución para una sociedad consumista.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.