Volveré a lo que más amaba…escribir

Debo confesar que escribir siempre me ha generado algo de miedo, sobre todo porque soy de las personas que piensa que en las letras uno puede conocer al escritor, entenderlo, identificarse o aborrecerlo.

De niña escribía mucho, cómo extraño ser niña, no me interesaba si el mundo estaba de acuerdo conmigo, yo sólo escribía porque me gustaba y porque mi padre me inspiraba.

No olvidaré nunca aquellas tardes en las que mi papá se sentaba en el sillón con su guitarra, una libreta y una pluma azul, tocaba algunas notas, escribía, y volvía a rasguear la guitarra, y entonces ocurrían las rimas, así…de la nada, las palabras embonaban y en menos de lo que yo pensaba ya había compuesto una canción, le fascinaba la trova y a mí me fascinaba él, y su talento me llenaba de seguridad, miraba mis antebrazos y veía mis venas, se marcaban con toda claridad, dentro de mi estaban sus genes y estaba segura de que su creatividad también.

Así que lo imité y compuse también mis propias canciones, dos para ser exacta, y no recuerdo en qué momento como dice la canción, todo se derrumbó, no más poemas, no más canciones, no más pensamientos, no más lápiz y papel, creo que me atacó la tecnología y aprendí otras cosas que me alejaron de una de mis grandes pasiones. De no haberlo dejado quizá habría cambiado mi destino…quizá no.

Por azares del destino todo este año me he visto obligada a escribir en el trabajo. -Sí, puedo hacerlo- me repetía constantemente, al fin y al cabo estudié Comunicación y Periodismo, aunque se que estudiar una carrera, no te hace bueno en ella.

Y hoy estoy decidida a ya no dejarlo, a compartir mi sentir, mi pensar, mis pasiones. No me importa si llego a un lector o quizá a ninguno, es mi nueva forma de desahogarme, de retomar lo que más amaba.

Espero un día se sienten a meditar qué era aquello que los hacía felices y lo retomen de nuevo.

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.