Mi encuentro con Carlos Slim

Si les preguntara a cualquiera de ustedes, público en general, quién es Carlos Slim, seguramente la abrumadora mayoría diría “es el hombre más rico de México”, o “es el hombre más rico del mundo”, o “está dentro de los 5 más ricos del mundo”.

Esta es la imagen que los medios masivos han vendido de un hombre, cuya esencia y principal atributo ha sido reducido a “ser rico”… y ya. Este tipo de prensa ha contribuido a que, como diría mi padre, solamente “le vean el signo de pesos en la cara” a un individuo.

Aparte de eso, también generó un poco de odio y resentimiento, ya que en su momento diversos críticos y periodistas, le saltaron directito a la yugular para entonces hablar de monopolios y de la pobreza en nuestro país. Hago un paréntesis para decir, que yo no veo a ninguno de esos líderes de opinión criticando con la misma pasión hoy en día, los productos y servicios de Facebook, Google, Uber, Snapchat, YouTube, WhatsApp, Netflix y otros tantos grandes monopolios tecnológicos de donde están naciendo los nuevos billonarios de esta generación, aquí nomás en el país vecino. Mientras que a Carlos Slim le muestran indignación por dominar un sector o sectores en México, en contraste admiran, aplauden y dan la bienvenida con los brazos abiertos, a todos estos fundadores gringos contemporáneos de empresas tech, que son tan innovadores, tan inspiradores, tan visionarios y quienes finalmente no se están adueñando de un país, sino que van por el mundo entero en cada sector estratégico de la economía.

Pero bueno, continuando con la idea original de este blog, me parece muy interesante cómo es que la mayoría de los entrevistadores a lo largo del tiempo le han elaborado al Ing. Slim, preguntas tan superficiales, porque creo que ese es un simple reflejo de las deficiencias en la formación básica de uno como persona.

Gente queriendo saber la clave del éxito, la guía rápida, los tips para volverse millonarios. Buscando de él respuestas reveladoras a los grandes misterios de la vida. Y a pesar de las preguntas vanas, las respuestas de él han sido siempre tan espectaculares, como sencillas. No reflejan sino a un hombre culto, amante de la historia, de los números, del arte, de los negocios, un tipo de sólidos valores y mucha profundidad de pensamiento. La clase de personas que al menos para mi, es un deleite escuchar.

Quiero aclarar, que como ustedes muy probablemente ya se habrán dado cuenta, sobre todo por las recientes elecciones en Estados Unidos, no todos los millonarios del mundo son buenas personas, ni tampoco todos son malos. Yo no se por qué la gente se confunde tanto con el tema del dinero (que ni es bueno, ni malo, sino es más bien neutral), y no entienden que el hecho de que alguien haya alcanzado algún éxito financiero, no lo hace en automático el mejor modelo a seguir.

Accidentalmente la semana pasada me tocó escuchar por primera vez en mi vida una entrevista a Carlos Slim y me gustó tanto el contenido, que me puse a buscar más videos de él y decidí dedicarle mi blog de hoy.

Después de lo que vi y escuché, ya no necesito leerme las biografías autorizadas o no autorizadas de Carlos Slim y tampoco me interesa la opinión que los medios o periodistas pudieran tener acerca de él. Un principio básico de discernimiento que mi mamá me enseñó acerca de otros, es que ella constantemente me decía que un hombre o una persona se conoce por sus palabras. Y no necesitas mucho, unos cuantos minutos son más que suficientes.

Les tengo buenas y malas noticias respecto a este contenido. Las buenas, es que nunca es tarde para aprender. Las malas, que si uno no creció con estos conceptos básicos desde la cuna, es más difícil entenderlos en la edad adulta.

Sobre todo si son jóvenes, les recomiendo de Carlos Slim su “Carta a la Juventud” que está disponible en esta página: carlosslim.com/carta.html y de la cual les comparto el siguiente pedacito:

Cuando den, no esperen recibir. “Queda aroma en la mano que da rosas”, dice un proverbio chino.

Como me fijado que a todas las personas “exitosas” les hacen CASI exactamente las mismas preguntas, de mi parte hice una compilación de preguntas y respuestas, que en diferentes años y foros le han elaborado. De viva voz del “hombre más rico del mundo”, les dejo estas joyitas:

PREGUNTA 1. Cuando ves en los grandes titulares que dice “el hombre más rico del mundo”, ¿Qué sientes?

  • Nada.

PREGUNTA 2 (insiste el entrevistador). Pero cómo… ¿No te causa algún sentimiento especial, una sensación de logro?

  • No. Yo creo que el logro no es algo económico.

PREGUNTA 3 (vuelve a insistir). Pero entonces si no te motiva que te llamen el hombre más rico del mundo, o ver tu cara en la portada de la revista FORBES, ¿entonces qué te motiva?

  • Bueno, creo que la mayoría de nosotros tiene una vocación y hay otros que tienen múltiples vocaciones y curiosidad por todo, que es mi caso. Creo que la más importante de todas las vocaciones es el amor a la vida, porque si amas la vida, tienes amor por muchas cosas. Así como hay gente que tiene vocación por las números o las letras, a mi me gustan las inversiones, los negocios. Lo que a mi me parece interesante es la creación de proyectos, estar activo en la economía y en el mercado… estar donde haya algún problema que resolver.

PREGUNTA 4. No tienes chofer, manejas tu propio auto, has vivido en la misma casa los últimos 40 años, eres un hombre humilde. ¿Qué te mantiene con los pies sobre la tierra?

  • El manejar tu propio auto no te hace humilde, sólo te hace una persona ordinaria con carro. Creo que más bien la pregunta es por qué la gente no tiene los pies sobre la tierra. Lo normal es siempre tener los pies sobre la tierra, la gente que levita, que flota, eso no es normal.

PREGUNTA 5. ¿Dirías que eres un hombre feliz?

  • Ser feliz no es una meta final, es decir, no se trata de que es un objetivo al cual vas a llegar y de pronto ya eres feliz. Ser feliz es una forma de vivir, de hacer las cosas, de sentir, de andar. Es la manera en que vives amando la vida, la gente, tener retos, hacer cosas… hacer cosas para otros. Yo creo que eso es lo que alimenta tu espíritu y tu corazón.

PREGUNTA 6. ¿Te consideras un hombre exitoso?

  • Bueno, primero, no creo que el éxito es tener dinero, o tener empresas, o ser profesionalmente sobresaliente. El éxito es tu vida. Éxito es tu familia, tus amigos. En esos aspectos creo que he sido bastante exitoso.

PREGUNTA 7. ¿Y a qué le debes tu éxito económico?

  • Vocación, motivación, lo que estudias, lo que lees, lo que aprendes y especialmente a la capacidad de organizar un equipo de personas que trabajan contigo y que aceptan tu liderazgo.

PREGUNTA 8. ¿Cuál es la mayor satisfacción del empresario más exitoso del mundo en 75 años de vida?

  • Mi matrimonio y mi familia.

PREGUNTA 9. ¿Cuál es el valor más importante, en su consideración, para ser un gran líder?

  • Yo creo que debe combinar 3 cosas: el valor, la inteligencia y el corazón. Hay que tener las 3 en un buen balance. Porque por ejemplo quienes sólo tienen las primeras 2 (inteligencia y valor) pueden ser un peligro. O si sólo eres puro corazón, pues todo queda en buenas intenciones. Un líder no sólo es aquel que apasiona y que convoca, sino que debe tener una buena visión, objetivos y ser capaz de ejecutar, es decir, de hacer que las cosas sucedan.

PREGUNTA 10. ¿Cómo quieres ser recordado?

  • Trato de no pensar en eso. Lo que a mi me preocupa no es cómo voy a ser recordado, lo que a mi me preocupa es el futuro de mi familia, de mis hijos, de mis nietos, que estén juntos, que se amen unos a otros, que puedan ser positivos para ellos y para la sociedad. Seguramente me recordarán muy bien mis hijos y mis amigos.

PREGUNTA 11. Cuando tienes toda esta riqueza ¿sabes cuánto vales cada día?

  • No. Lo que sí se es que no me llevaré nada de eso cuando muera. Lo que uno debe saber y cuidar en los negocios es cómo va la empresa, cómo va la operación, cómo funciona el equipo de personas que tienes, cómo las capacitas, qué actitud tienen, qué sucede en el mercado, porque lo que hace que todo suceda es el capital humano. Tener al mejor equipo haciendo cosas buenas.

PREGUNTA 12. ¿Qué se siente manejar un imperio enorme?

  • Es un privilegio y una gran responsabilidad. Creo que cualquier persona que esté en una posición de manejar algún tipo de riqueza, la responsabilidad y preocupación debe ser el manejar esos recursos con eficiencia. Al final sólo eres un administrador temporal, mientras vivas. También creo que es una responsabilidad social hacer que la riqueza produzca más riqueza, porque esto da la oportunidad de utilizar esos recursos para otros fines más allá de los negocios, para regresarlo a la sociedad. En el caso mío me parece una locura que le dejes todos tus bienes a una fundación cuando mueras sin saber qué uso le van a dar, todo eso debe hacerse en vida.

PREGUNTA 13. Si tratamos de remontar el tiempo, a aquel momento cuando era estudiante en la facultad, antes de que usted se convirtiera en el ingeniero Carlos Slim, ¿Qué consejo le daría a los jóvenes hoy en día antes de convertirse en doctores, ingenieros, abogados?

  • Para la gente talentosa allá afuera, que sigan esforzándose para ser cada vez mejores, que no frenen, que no piensen nada más en ustedes, que escojan el camino que más les parezca. Y en las grandes decisiones, que bueno, una es la profesional pero ya después viene el matrimonio, que no se equivoquen mucho, hay que equivocarse nada más poquito en eso. Y que sean congruentes, que sus valores no los cambien por tentaciones. Hay otra frase que es muy importante, “que tu voluntad sea más fuerte que tus debilidades”.

PREGUNTA 14. ¿Qué opinas del balance entre vida personal y trabajo?

  • Creo que la familia, la vida profesional y negocios, no solamente son cosas compatibles sino necesarias. Vas a tener una mejor vida profesional si tienes una buena vida personal y de familia. Yo no creo en trabajar 20 o 16 horas al día. Cuando trabajas demasiado es porque tu trabajo ya te sobrepasó, no estás en control, no estás haciendo bien tu trabajo, ni eres organizado y no estás delegando lo suficiente. No creo que el trabajar sea una excusa para no tener tiempo para tu familia. Un hombre de negocios no sólo puede ser un hombre de negocios, necesitas tener otros intereses. La vida te ofrece muchas cosas para conocer, para saber, para sentir, para vivir.

PREGUNTA 15. Tus hijos crecieron en la riqueza y en la prosperidad ¿cómo los mantienes controlados?

  • Bueno, sabiendo que puedes tener cosas, pero no necesitas tenerlas. No se si me explico. Por ejemplo, tú puedes tener un carro, pero no necesitas tenerlo. Es decir, no hay que alimentar la aspiración de tener más cosas materiales, como un niño que quiere un juguete, luego otro, otro y otro.

PREGUNTA 16. Tus hijos participan en tus negocios ¿verdad?

  • Sí, pero yo no los forcé. Yo les dije que decidieran ellos mismos, porque yo sabía que si los forzaba iba a ser muy malo para ellos y muy malo para el negocio porque me lo iban a quebrar. Como dice el dicho, “a fuerzas, ni los zapatos entran”.

PREGUNTA 17. Tú tienes un don, has tenido éxito en tantas cosas, ¿crees que naciste con eso, con la capacidad de simplemente hacer buenos negocios?

  • Bueno, yo creo que siempre es una combinación de genética o nacer con ello, como en los deportes o como cualquier otra actividad, en conjunto con educación, capacitación, trabajo, experiencia, las circunstancias, etc.

PREGUNTA 18. ¿Has tenido fracasos?

  • Sí, muchos. Pero es como les digo a mis hijos, que traten que los fracasos sean pequeños tanto en la vida como en los negocios, que no sean grandes errores. Aprendo de mis errores, pero es más importante aprender de los errores de otros.

PREGUNTA 19. Después de todo lo que has logrado, ¿acaso hay algo más que te falte por hacer o que te gustaría hacer?

  • Sí, muchas cosas… creo que mis desafíos más grandes no han estado en el pasado sino que apenas están por comenzar. Creo que cada vez entiendo más la era en que estamos viviendo, como en una especie de claridad tardía, tengo una visión más clara del presente y del futuro. Yo quiero contribuir a sacar a Latinoamérica del subdesarrollo.

PREGUNTA 20. ¿Cuál es el futuro de esta civilización?

  • Antes de hablar del futuro primero se necesita conocer la historia. A mi me gusta saber de la historia, historia de mi país, pero también me interesa el universo, la astrofísica, el origen y desarrollo de la humanidad y del universo. Para mi es muy clara la nueva era en que estamos viviendo. Después de las eras agrícola e industrial, en esta nueva era del conocimiento, puedo decir que lo mejor de todo es que el bienestar de la gente es lo que va a determinar el éxito de la sociedad. Creo que vienen grandes cosas y muy buenas.
  • En la civilización de la agricultura, se vivía la explotación del hombre por el hombre mismo, había esclavitud, sedentarismo. Todo el poder era monolítico; la política, la economía, la milicia y la religión, todo era uno mismo. Igual en México, que en China, que en cualquier otro lugar.
  • En la era industrial hubo un cambio completo de paradigmas, democracia, libertad, pluralidad, derechos humanos, medio ambiente, globalización, competencia.
  • Hoy estamos viviendo nuevamente un cambio radical de paradigmas, donde por ejemplo, la pobreza no es negocio como antes. Necesitas tener gente con ingresos, envuelta en la economía, con tiempo libre para relajarse, entretenerse o usar ese tiempo en otras cosas distintas al trabajo. Creo que el gobierno debe tener una visión muy clara de esta nueva civilización, porque la mejor inversión es pelear contra la pobreza. Debe haber una tercera guerra mundial pero contra la pobreza.
  • Es claro para mi que ese momento llegará. Lo que necesitamos en nuestro país es desarrollo, empleo, educación. No es el internet, es todo lo anterior. Mientras tengas personas con mejores ingresos y mejores empleos, tendrás mercados más grandes y mejores.