Mis 5 minutos en Jalisco Campus Night

Ayer tuve la oportunidad de participar en este evento que se llevó a cabo en el Teatro Diana, en punto de las 8pm. A continuación les dejo el extracto (casi literal) de lo que fue mi mensaje como invitada:

“Hola… aseoxpress es una aplicación para contratar servicios de limpieza. Así de simple. Se funda en el 2013 como la primera empresa con base tecnológica en Jalisco y pionera en México en ofrecer este tipo de servicios.

La historia real de cómo surgió ésto no se la ha contado a nadie en ningún foro, básicamente porque nunca tengo más de 2 o 3 minutos para hablar, pero hoy me dieron 5 minutos así que puedo extenderme un poco más.

Miren, todo empezó un buen día que estaba de vacaciones en mi casa, sin absolutamente nada que hacer y entonces comencé a inventarme actividades para mantener la mente ocupada y no aburrirme. No se en qué momento se me ocurrió que sería muy interesante resolver una problemática que desde hace muchos años yo había tenido: encontrar quién me ayudara con el aseo de mi casa.

Recuerdo que agarré una libretita, una pluma y ahí empecé a plasmar mis ideas. Este fue un momento clave para mi, porque pude sentir, por primera vez en mi vida, que estaba a punto de crear algo muy mío, con firma y sello propio. Y eso fue todo.

Mi intención original nunca fue convertirme en una gran emprendedora, o volverme millonaria, o crear el siguiente facebook, o salir en la tele y las revistas.

Yo solamente quería crear el servicio que a mi como cliente me hubiera gustado recibir de una empresa.

¿Quieren saber qué se siente innovar? Déjenme les cuento.

En el 2013 yo era la loquita, mejor dicho, la loca que le quería meter ingeniería al aseo de casa. En ese tiempo todavía no había Uber aquí en Guadalajara y nadie andaba hablando de aplicaciones de celular para ofrecer servicios, mucho menos el servicio que yo estaba interesada en ofrecer.

Mi idea súper genial, en general fue muy mal recibida.

Mi familia no me decía nada, pero me veían raro y seguramente en el fondo se avergonzaban de que yo, una ejecutiva internacional de sector financiero, me estuviera metiendo en el insignificante y poco glamuroso negocio de la limpieza.

Mi novio de ese entonces, un experimentado hombre de negocios del entorno empresarial me dijo muy preocupado “Dalia, te estás metiendo en el negocio más complicado”. Para cerrar con broche de oro ese año, los de Reto Zapopan, como buenos expertos, me dijeron exactamente lo mismo que mi ex-novio, que estaba muy difícil eso que yo quería hacer.

Queridos emprendedores… ese es el verdadero sabor de la innovación. Innovar y en general emprender, tiene un lado muy oscuro del que casi no se habla, o no se habla lo suficiente, y es que puede llegar a ser muy desolador.

Sepan que la innovación nunca es tan obvia, ni tan evidente para otros.

Como fundadora, en el caso mío muy particular, más que obsesionarme con levantar capital privado de inversionistas y detonar un crecimiento acelerado en una etapa temprana, mi obsesión primordial ha sido entender la psicología de los clientes que consumen este servicio y entender también las necesidades de las empleadas domésticas, que son los pies y brazos de esta organización. En otras palabras, me he dado el tiempo de conocer como la palma de mi mano a los principales protagonistas de esta historia: clientes y empleados.

Y con todo ese conocimiento y experiencia he ido moldeando mi plataforma tecnológica, para terminar de construir una maquinaria finamente ajustada que pueda generar riqueza no sólo para mi, sino para otros.

Quiero concluir mi intervención diciendo que emprender es un estilo de vida que requiere muchísima vocación.

Si alguien viene a este escenario y les dice que emprender es lo máximo y que es una panacea, no les crean, les están echando mentiras. La advertencia es que si se les va bajar la moral cuando alguien no crea en ustedes, si se van a desesperar cuando las cosas no les funcionen aún después del intento mil, si van a permitir que un experto del ecosistema emprendedor o no emprender los haga sentir que ustedes no son lo suficientemente buenos o que su idea es mala… pues mejor ni se metan en esto, ahórrense el sufrimiento y sean felices haciendo otra cosa.

Pero si están dispuestos a pagar el precio, si están dispuestos a aguantar la carrilla, entonces bienvenidos a mi mundo.

Gracias.”

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.