Mi viaje conmigo.

Tengo 20 años y puedo decir que este viaje de autodescubrimiento lo empecé hace poco, nunca supe en realidad quien soy nunca me puse a analizar mi vida y lo que me rodeaba con la debida atención, siempre fui acelerada y quería todo fácil, todo sin esfuerzo, todo a la ligera. Me consideraba una persona conformista e infeliz.

No estaba feliz con mi vida a pesar de que tenía todo y no me faltaba nada para llegar a mis metas y proyectos personales, el problema es que yo no tenía eso, sufría de carencia emocional.

Siempre me pasaba que cuando tenía algo que decir o expresar me escondía mas y yo sabía en el fondo que sería algo útil para los demás, pero mis inseguridades me obligaban a que me las guarde a que sea cohibida, me decían que no podía y yo me las creía.

De a poco esa carencia, se convirtió en ansiedad, ese miedo de mostrar quien era hizo que yo cometa muchos errores, luego esa ansiedad se manifestó en una adicción a la comida y que me atormento durante años.

La comida era mi mayor aliada en estas situaciones, cuando la inseguridad tocaba mi puerta la comida estaba allí para sostenerme y consolarme, comía sin parar hasta que mi inseguridad se iba pero sabía que el día de mañana volvería para torturarme, yo estaba esperándola como siempre sentada y con comida para enfrentarla.

La ansiedad es una emoción que nos surge de forma automática en situaciones de amenaza o peligro, para prepararnos a luchar o huir. Mi manera de enfrentarla era comiendo.

Pensaba que estaba bien lo que hacía hasta que termine el colegio y me tuve que enfrentar a una nueva etapa de mi vida en la cual no sabía quién era, cuando tenía que decidir qué hacer, en vez de empezar a analizarme, empecé a comer mas y mas. Cuando la ropa dejo de quedarme dije, no es el único talle que existe, cuando empecé a alejar a las personas que amaba dije es que ellos no me entienden, cuando empecé a tener mis primeras complicaciones de salud dije, de algo tengo que morir.

Pero la comida siempre estaba ahí para consolarme, me daba atracones gigantes y después de eso me encontraba en un lugar oscuro arrepintiéndome de lo que había hecho, buscaba alternativas para bajar de peso rápido por internet y seguía mitos y mentiras sobre el tema creyendo que me iban a ayudar. En realidad toda mi vida luche para ser flaca y sentirme bien conmigo misma porque nunca lo estuve.

Nunca pude lucir una ropa que me gustaba, nunca use un bikini, nunca le di amor a mi cuerpo, solo me enfocaba en mirarme al espejo y tirarme odio luego sonreía y vivía mi vida como si fuera que nada me pasaba, les decía a los demás que estaba bien que estaba feliz, obviamente las personas que me conocían sabían la verdad pero solo me asentían con la cabeza y me seguían la corriente, me amaban tanto que me dejaban ser, pero ser era alguien que yo no quería seguir siendo porque sabía que el fondo había algo bueno, siempre supe que yo era especial pero por situaciones de la vida y momentos críticos me convencieron de que nunca iba a salir adelante con esta problema.

A pesar de que tenia gente que estaba para mi yo me sentía sola, no era yo misma con mi familia y amigos y puedo decir que muchas veces escondí mi verdadero yo ante ellos, pero me amaban y me aman tanto que siempre tuvieron fe en mí. Pero yo no yo, era pesimista, negativa y no estaba consciente de mi poder de cambiar las cosas, muchos me apoyaban pero no funcionaba porque yo no me apoyaba, tenía en la cabeza que el mundo estaba en mi contra inclusive ellos y no, yo era el problema y es algo que me doy cuenta con mis 20 años.

Ahora me propuse a cambiar esta situación y demostrarme que yo puedo, demostrarme a mi misma que no tengo limites, pero es algo que yo me lo tengo que creer primero. Sinceramente tengo mucho miedo pero sé que estoy en el camino correcto, ganarle esta batalla a esta enfermedad es mi máxima prioridad ahora y va a hacer la entrada a mi nueva vida, cuando termine este viaje voy a empezar otro y otro, no voy a parar ni dejar a medias nunca más nada ya llore mucho, ya me lastime demasiado, ya entendí que odiarme y tenerme lastima no va a solucionar nada y aprendí que si yo no me quiero, nadie lo hará.

Soy joven, no tan pequeña como para vivir de sueños ni tan grande para vivir sin ellos. Me di cuenta que el porqué aun no se que quiero porque tengo un mundo sin límites en frente, pero primero tengo que conocerme y eso es un proceso en el cual empecé y pretendo seguir. Hay una frase que me llego y hasta ahora no la olvido “Sin prisa, pero sin pausa” este camino que estoy comenzando es un intento más de muchos que han fracasado, pero tengo un presentimiento de que esta vez no voy a pausarla.

.�n �v��