Normal

¿Qué es lo normal en un país? Ir al supermercado y escoger entre varias marcas, y no conformarte con una bolsa o caja que asegura ser la única solución. En una sociedad normal la gente le reclama a la autoridades y responden, hacen su trabajo. Funcionan los hospitales y no se muere la gente en los quirófanos, no reviven enfermedades del siglo pasado.

Un universitario puede ejercer su carrera sin esperar que el máximo logro sea trabajar en un maldito Ministerio, repartiendo propaganda del sistema que omite que alguna vez hubo un pasado.

Prender el televisor y encontrar gran cantidad de medios de comunicación donde la gente se informe, donde debata y no sea perseguido por pensar distinto, donde los comerciales reflejen productos existentes en los anaqueles.

Que el ciudadano pueda salir a la calle sin miedo que lo maten por un celular, deje de escuchar pasos como signo de zozobra frente a cualquier robo en un edificio.

Una familia despide a su hijo porque tuvo mejores oportunidades y no porque tenga que huir de un país que lo bota, donde sus padres no tengan que resignarse a verlo partir por no cambiar Maiquetía por el Cementario del Este.

En Venezuela se volvió normal el linchamiento, caerle a coñazos a un ladrón como mecanismo de arrechera, de catarsis. Se consideró normal ver a la gente comiendo en la basura, que las familias dejen de consumir las 3 comidas al día por 2 o 1 media.

Se volvió común escuchar detonaciones cada noche y gritos de fondo como un tributo a Dunkirk, ¿Cuál es el próximo nivel de la normalidad? ¿Allanamientos y suicidios? Después de todo sobrellevar la cordura en un país en llamas es relativo. Pensar que mañana no tendrás trabajo o que una bala decida tu futuro agobia la conciencia del ciudadano.

Algunos siguen luchando de pie, sigue siendo necesario recordar lo que era normal antes un sistema populista que entregaba neveras para comprar votos y ahora reparte votos y planillas amenazando a familias con dejarlas en la calle.

@Chdnk

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Daniel Klíe’s story.