Abandona lo seguro

Esto va, principalmente, de confiar en uno mismo. De buscar muy bien en nuestro interior y descubrir cuáles son los sueños que hay ahí dentro. ¿Localizados? Perfecto. Sigamos.

Empiezo con una ronda de preguntas, si me lo permites (y si no, también).

  1. ¿Te gustaría alcanzarlos?
  2. Si es así, como creo, ¿que te impide ir a por ellos?
  3. ¿Cuáles son tus miedos? Y ¿qué vas a hacer para superarlos?
  4. ¿Confías en ti?
  5. ¿Estarías dispuesto a renunciar a cualquier cosa por lo que de verdad sientes?

Me gustaría que contestaras con un SÍ rotundo (date cuenta que es un “sí” en mayúsculas, contundente y solo apto para gente atrevida) a la primera, a la cuarta y a la quinta pregunta.

Sea cual sea tu situación, seguro que podría mejorar. Seguro, a demás, que conseguirías alcanzar todos -o la mayoría- de los sueños que residen en ti. Pero para ello, para empezar a generar un cambio interior que provoque uno de exterior, tienes que ser valiente, confiar en ti como en nada más, y amarte por encima de cualquier cosa. Pero sobretodo, querer vivir una vida trepidante; creada única y exclusivamente por ti. Lejos de trabajos que te obliguen a estar todo el día sentado en una silla de oficina impidiéndole a tu creatividad que salga ahí fuera y haga algo. Lejos, también, de gente que no apueste por ti. Que no sepa -o peor, que no quiera darse cuenta- de lo que vales. Que te torturen constantemente con que tú no sirves para hacer algo más que el trabajo que llevas haciendo meses o incluso años. Demuéstrales que sí. O qué digo, demuéstratelo a ti, que eres el que importa. Todo lo[s] demás, está[n] de más.

Y ahora, te hago la sexta y última pregunta:

¿Piensas hacer algo al respecto, o continuarás actuando como si no hubieras leído esto?

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Daniel Millán’s story.