La mayor flota de aviones que opera en la sombra

Tiene 1800 aviones y quizá aún no conoces su nombre.

Spantax y su flota de míticos Convair Coronado en 1968. Foto Wikipedia CC.

Tener una aerolínea o fabricar aviones, siempre ha tenido algo de romántico. Parece algo relacionado con hazañas, audaces pilotos, jóvenes azafatas, proezas trasatlánticas que han llenado horas de películas y libros.

La realidad es diferente: pocos fabricantes y pocas aerolíneas sobreviven más allá de unas pocas décadas.


Un baño de realidad

Las aerolíneas comerciales, se ven obligadas a comprar costosos aviones, con plazos de entrega largos, expuestos a los constantes cambios de hábitos de los pasajeros, atentados terroristas, combustibles cada vez más caros, destinos cada vez más largos y la aparición de nuevas medidas de seguridad (o nuevos actores, como las compañías de bajo coste).

Los fabricantes de aviones, diseñan aviones de gran complejidad técnica, de forma quasi artesanal, con un altísimo coste de desarrollo. Tan caro, que muchas veces reciben ayudas del gobierno más o menos encubiertas, a sabiendas que esto les expondrá a litigios entre ellos. Por ejemplo: Airbus hace 10 años abanderó la fabricación del mayor avión del mundo, el A380 y consiguió enterrar el icónico Boeing 747 Jumbo. Sin embargo recientemente, se vio forzada a reducir la cadencia de fabricación hasta dudando de su futura viabilidad. Lo que pasa es que sus clientes le piden que lleve dos motores y no cuatro cuando no hay capacidad técnica hoy día para algo así.

Además, un simple error en el diseño tendrá efectos a escala planetaria y las penalizaciones o derivaciones de responsabilidad son enormes. Los retrasos en el diseño del Boeing 787 Dreamliner, el avión más innovador en décadas, casi tumbaron a Boeing.

Para colmo, ni siquiera los propulsores son suyos, se ofrecen como opción de equipamiento. Y son carísimos (unos 10 millones de dólares cada unidad)

Estos problemas no son nuevos ¿Que fue de McDonnell Douglas? Uno de los fabricantes de solera, rey de los cielos durante años y excelente constructor, acabó siendo absorbido por su rival Boeing. Convair fue cerrada. O Fokker quebrada, etc, etc.

Además, las proyecciones de crecimiento del mercado aéreo mundial son enormes, siendo por tanto, una industria que requiere y requerirá capital de forma intensiva.

En definitiva, la aeronáutica comercial es y ha sido un mar de arenas movedizas. Hasta que llegó General Electric para cambiarlo todo.


Gecas impone su modelo

Estos días hemos conocido alguna noticia que nos da alguna pista de quién opera la mayor flota de aviones del mundo:

La aerolínea Avianca formalizaba la compra de aviones Airbus A320 Neo (neo es el acrónimo de New Engine Option)

Airbus daba la noticia así.

El consorcio CFM (Safran Snecma + General Electric) es el fabricante de los propulsores de última generación LEAP, que son los que puede equipar el Airbus A320Neo.

Pero la noticia que fue más discreta en la presentación fue esta. GE Capital (Gecas) era el operador que hacía el arrendamiento financiero a Avianca, ofreciendo junto a los aviones, los motores de su consorcio CFM.

En otras palabras, quién ha comprado los aviones no ha sido Avianca, sino la firma Gecas. Avianca tampoco ha comprado los motores, se acoge al servicio de alquiler, y repuestos durante la vida útil, que también ofrece CFM, perteneciente al consorcio de General Electric.

Esta fórmula exitosa ha sido la que ha cambiado la aviación comercial, tal como la conocemos estos últimos años. Y sin esta fórmula, tampoco existirían muchas de las aerolíneas de bandera, ni las low cost que conocemos.

Gecas Website

Gecas es un coloso que gestiona una flota de al menos 1.800 aviones, más otros tantos, gestionados en diferentes formas de servicios financieros, para unas 245 aerolíneas del mundo. Su alianza con Snecma Safran, ha catapultado al fabricante francés como el mayor fabricante de turbinas, con más de 30.000 construidas, siendo su motor, el CFM65 el mayor best seller conocido en la industria de los turbopropulsores.

Fuente: Snecma

Tan comercialmente potente es el motor Snecma Safran, que arrastra a Rolls Royce y ha llevado a la casi irrelevancia comercial a otro gran fabricante Pratt & Whitney que aún anhela repetir sus años dorados.

Gecas no es la única empresa que hace arrendamiento financiero de aeronaves: está la también poderosa firma Aercap (que se fusionó con su rival ILFC en 2013) Aercap está especializada en aviones nuevos Airbus y tiene una flota combinada de unos 1200 aviones. También posee una filial de arrendamiento de motores: Aeroturbine.

Gecas, a diferencia de Aercap, abarca un abanico mucho mayor de negocio.

Efectivamente, la audacia y visión comercial que tuvo General Electric queda fuera de duda. Pero no deja de ser un modelo de negocio con grandes riesgos. Las aerolíneas ponen el grito en el cielo cuando Gecas rescata financieramente a sus clientes que atraviesan dificultades. Obviamente tiene mucho que perder ¿Que haría Gecas con decenas de aviones en tierra si algún evento hiciera temblar a las aerolíneas?