Errores más comunes en el cultivo de marihuana

En Grow Shop sabemos que sembrar cannabis es muy sencillo, sin embargo, cada día se suma un individuo a esta lista larga de novatos intentando plantarla. Si estás planeando poner en práctica esta actividad con fines médicos, verifica no cometer los errores más comunes en el cultivo de marihuana. Solo trata de darle un ambiente sano y aceptable para su crecimiento, del resto, te sugerimos leer esta artículo para no repetir lo que hacen los demás.

Dime el síntoma y te diré qué es

Seguramente te ha pasado que cuando estás consumiendo tu marihuana medicinal, sientes un picor en la lengua un poco desagradable o a medida que la planta va creciendo va tomando un verde muy oscuro y sus puntas se van cayendo. Si te ha pasado, es porque seguramente agregaste demasiado abono a tu planta cuando la sembraste. Recuerda que esta tiene fertilizantes y tal vez por eso tu planta te produce una sensación amarga en la boca.

Para enmendar tu error te sugerimos que hagas un lavado exhaustivo de la tierra a fin de que la planta no absorba tanto fertilizante y no se dañe antes de florecer, utiliza al menos dos litros de agua y repite el procedimiento varias veces, luego busca un abono que tenga menos cantidad de fertilizantes y agrégala de manera moderada sobre la siembra.

El problema viene de la raíz

Cuando observas que tu planta posee algunos problemas que no se solucionan al echarle fertilizantes, o se ven restos de sales en al borde de la maceta o en el plato donde la tienes y sus hojas tienen un aspecto acabado, déjeme decirle que su planta tiene exceso de sales. Una de las principales razones de este problema es la ausencia de agua que refresca la planta.

Para corregir este descuido, en Grow Shop Barato le sugerimos que realice el mismo paso que indicamos anteriormente; lave la tierra con bastante agua natural, es decir, sin cloro ni cal, trate de que el agua sea pura de manantial. Para un cálculo más exacto mida el tamaño del envase donde tiene su planta y agregue el doble de líquido sobre la maceta.

Si al cabo de un tiempo no ve mejoría será mejor que lave la tierra nuevamente pero esta vez con tres litro de agua por cada litro de tierra. Una vez que haya podido recuperar la salud de su marihuana, procure usar los fertilizantes de manera reducida, diluya en agua para proteger la estabilidad.

¿Más machos que hembras?

Cuando no le das la cantidad de luz que la marihuana necesita para su sano crecimiento, en ella tiende a nacer más machos que hembras, lo que significa que habrá más cogollos que cannabinoide. Si observa que su planta crece poco boscosa, es síntoma de que no está percibiendo la luz que amerita.

Si ese es su caso, considere exponer su planta más de doce horas continuas de sol y luz natural a fin de recuperar su estado de depresión, recuerda que tu planta requiere de luz y sombra. No la abandones a mitad de camino, dale el cuidado que se merece para que el proceso de cura sea mucho más rápido e intenta no repetir los errores más comunes en el cultivo de marihuana.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.