La jerarquía que la gente poliamorosa no discute

Este texto es una traducción. Es autoría de Lola Phoenix y podés leer el original en inglés aquí. En el artículo hay varios términos que no están explicados como “relación primaria”, “asexual”, “anarquía relacional”. Recomiendo tener abierto este glosario a medida que se lee el artículo.

Las jerarquías son mal vistas dentro de muchas subculturas poliamorosas, pero de una manera muy miope. Se hace foco en lo problemático de la estructura relación primaria/relación secundaria pero hay una jerarquía de la que no se habla: el rol y el valor del sexo en las relaciones.

El rol de las jerarquías en el poliamor

Como salvedad, diré que no siento que las jerarquías sean siempre un problema en las relaciones (ver 13 cosas que desearía haber aprendido antes de elegir la no-monogamia) y esto tiene un montón que ver con cómo estructuro mi vida alrededor de mis discapacidades. Es muy importante para mi salud mental y estando dentro del espectro autista tener roles claros y definidos para las personas que están en mi vida y cuáles son mis expectativas sobre ellas.

Habiendo tenido también una mala experiencia como persona más o menos “secundaria”, he sentido cómo el vínculo que tenía con alguien fue fácilmente descartado y siento que la mejor manera de evitar esto es comunicarnos claramente sobre las expectativas que tenemos. Eso no va a evitar que haya sentimientos tristes, pero personalmente encuentro que cuanto menos cosas se blanquean, más probable es que me vuelva peligrosamente optimista porque el romance y la energía de una nueva relación siempre me llevan a aguantar lo que no debo.

Revalorizando lo que significan las relaciones

Las jerarquías a las que me refiero no son las de relación primaria/relación secundaria. Son sobre el valor que el sexo trae a las relaciones y cómo valoramos a las relaciones basadas en el sexo muy por encima del resto de las relaciones.

La no-monogamia me ha permitido re-pensar de una forma realmente radical lo que significan las relaciones y cómo las valoro. Dentro de una cultura eurocéntrica, blanca y heterocéntrica, se nos enseña a valorar a las relaciones románticas por encima de las amistades. Hay un plan de vida que involucra nacer, crecer, encontrar una pareja, sentar cabeza, tener hij*s, que ell*s crezcan, y vivir con tu pareja hasta que la muerte les separe. Y que todo esto sea considerado tener “éxito en la vida”.

Existen áreas grises en nuestra cultura donde se cuestiona la valoración de una pareja por encima de la familia o de un hij*. Desde mi experiencia de haber sido desheredad* y no hablarme con mi familia, puedo decir que la idea de que yo no lo haga le resulta rara a mucha gente. Sin embargo, sí creo que se nos enseña que las relaciones románticas (que inevitablemente involucran sexo) son las relaciones que definen nuestras vidas y que son más importantes que las amistades y otros tipos de relaciones.

A pesar del hecho de que “terminar” con una amistad puede rompernos el corazón, no tenemos narrativas sobre eso. Se escriben infinitas canciones y películas sobre romper con una pareja, sobre ser solter*, sobre no tener alguien con quien volver a casa… Y casi nada de material sobre perder a una amistad cercana. Y personalmente puedo decir que no hay mucho material escrito sobre no tener familiares porque se presume que los tenés. Así que dentro del poliamor, no solo puedo tener múltiples relaciones románticas, pero me ha enseñado a re-evaluar lo que significan las otras relaciones y qué es lo que constituye una relación. Y como persona asexual que soy, esto ha sido muy importante para mí porque significa que puedo tener una relación íntima y cercana con alguien que no se base ni se enfoque en el sexo.

Poliamor y sexo

A pesar que siempre he escuchado a la gente poliamorosa querer disipar el mito de que el poliamor solo se trata de tener sexo con montones de gente todo el tiempo o que es una manera de hacer swinger, desde mis experiencias con gente poliamorosa y dentro de la cultura poliamorosa, honestamente pienso que existe una jerarquía tácita que valora a las relaciones que son o pueden ser sexuales sobre las demás.

Por lo que escucho de otra gente poliamorosa a lo largo del mundo, a veces la comunidad que te rodea es como una lotería. Algunas comunidades son más heterocéntricas y transfóbicas que otras, de manera que puede variar mucho dependiendo de dónde estés. Todo lo que puedo decir desde mi experiencia es que siento, para decirlo sin rodeos, que si alguien no me puede coger cuando le parezca, entonces no vale la pena que invierta energía en mí.

Sucede o que el empuje para ser tan “sexo-positivo” termina siendo lo que llamo “sexo-compulsivo” o que si querés tener un ambiente un poco menos sexualizado te etiquetan como puritan*. Existen tantas fiestas y eventos locales que son fiestas sexuales o básicamente eventos para “levante” que parece que si sos poliamoros* y no necesariamente querés terminar en la cama con alguien o incluso tener intimidad física con alguien, no estás en la onda.

Muy poca gente cuestiona esta jerarquía de una manera realmente subversiva. Existe una imagen de un texto que frecuentemente veo compartida en redes sociales por gente poliamorosa que dice “besá más a tus amistades, tenelas de la mano, destruí la creencia de que la intimidad debe reservarse para relaciones monogámicas” y existe esta presunción de que hacer cosas románticas con tus amistades inheremente rompe barreras. Esto no cuestiona ni desafía a la jerarquía de relaciones románticas vs amistades. Solamente afirma que es necesario hacer cosas típicamente románticas con tus amistades para romper estas barreras, pero nunca a la inversa.

Tener menos sexo nunca se ve como desafiante del status quo de la pacatería, de manera que dentro de las comunidades poliamorosas se siente que si querés tener menos sexo o si ni siquiera querés tener sexo, la posibilidad de encontrar parejas que lo entiendan es muy ínfima. O por lo menos sos una minoría tan pequeña dentro de la comunidad que, incluso si encontrás personas con las que formar una relación que no sea sexo-céntrica, es poco probable que esa relación sea valorada igual que una que sí incluya sexo.

Al final, ¿qué es una “relación”?

Mucha gente dentro de la comunidad poliamorosa cuestiona la jerarquía de una pareja “primaria” e incluso asume que si decís tener una pareja primaria significa que amás a una pareja más que otras. Específicamente, la gente que cree en la anarquía relacional, de acuerdo a lo que yo entiendo, quiere derribar las barreras entre relaciones y siente que valoran a todas las relaciones por igual.

Pero encuentro que este paso, como el gráfico mencionado más arriba, sólo va en un único sentido. En el sentido de hacer cosas románticas o sexuales con personas independientemente de cómo las etiquetes, aplicando estas actividades con cualquier persona que quieras, lo cual es un buen enfoque. Pero mi pregunta es ¿por qué solamente en esa dirección?

No siento que, ni siquiera en una estructura “anarquista”, las relaciones que no tienen una naturaleza sexual o romántica sean valoradas de la misma forma que las relaciones que sí la tienen. Cuando no querés tener sexo ni querés estar en un ambiente sexual prácticamente te quedás sin tener a dónde ir.

Hablando por mí mism* (no pretender hablar por todo el mundo dentro del espectro asexual), en aquellos eventos que involucran un aspecto sexual o que son conocidos como un lugar de “levante”, siento una presión que no siento en otros eventos. Con mucha frecuencia, a menos que esté saliendo con otra persona asexual, siento que ni siquiera es posible negociar una relación que no involucre sexo.

En vez de redefinir una relación según lo que significa para cada un*, las relaciones son redefinidas en el sentido de que todas y cada una pueden incluir sexo o acciones románticas. Y aunque no estoy diciendo que eso sea algo malo en sí, el hecho de que no vaya en la dirección opuesta es digno de mención. Todavía no conocí a ninguna persona alosexual dentro de la comunidad poliamorosa (o afuera de ella, para ser honesta) que no haya asumido que íbamos a tener sexo.

¿Y esto qué significa?

Sé que existen personas asexuales y poliamorosas. Conocí a varias de ellas. Y también pienso y me consta que varias personas en las comunidades poliamorosas salen con gente asexual y desafían bastante la presunción de que todas las relaciones son sexuales o románticas. Pero lo que quiero lograr es que re-pensemos la manera en que decidimos desafiar al status quo. Tengo bastantes amistades que me importan profundamente y con las que no quiero besarme o hacer cucharita. Eso no significa que esa personas valgan menos que aquellas con las que sí me besaría o haría cucharita. La solución para derribar barreras entre las relaciones no es únicamente haciendo cosas sexuales o románticas con amistades. Hay más de una manera de pensar en redefinir las cosas.

Tuve una amistad muy cercana con la que nunca me besé ni hice cucharita, pero cuando nuestra amistad se terminó, mi tristeza fue igual que si hubiera sido el fin de una relación romántica. La intimidad significa algo distinto para cada individuo. Si querés besarte o hacer cucharitas con amistades, todo bien.

Pero qué tal si desafiamos la noción de que la intimidad siempre es física.