¡Adiós Epic Queen!

Dany González
Aug 23, 2017 · 5 min read

Llegué a la Ciudad de México hace casi tres años para alcanzar mi gran sueño, crear y emprender un proyecto llamado Epic Queen.

Comencé sin un modelo de negocio ni una estructura, pero sí con mucha pasión para lograr un cambio en el que más mujeres se acercaran al mundo de la tecnología. Por esa razón decidí renunciar a mi zona de confort lejos de mi familia, amigos y dejar todo lo que había logrado en ocho años en mi segunda casa: Monterrey. Me fui a la “capirucha” y me asocié.

Pero, como en cualquier relación, durante la etapa de enamoramiento creí que estaba en el mejor momento de mi vida y con la persona adecuada. Creí que teníamos los mismos ideales. Me reté a mí misma, navegué ante lo imposible, inclusive, decidí pasarla mal muchísimo tiempo y dejar mi salud en segundo plano (me enferme de la tiroides, de alergias en la piel, estrés, ansiedad, insomnio, rechacé trabajos increíbles… etc.). Me fui con la liquidación de mi trabajo y con pocos ahorros, mismos que comenzaron a desaparecer, Epic Queen no daba dinero y durante ocho meses viví endeudada de tarjetas y préstamos dado que ni siquiera tenía para vivir.

Lloraba todos los días, sin embargo sabía que lograr esta transformación en el género femenino era mi pasión.

Como loca busqué trabajo freelance y me llegó una oportunidad de una “conocida”, donde durante tres meses la reemplazaría medio tiempo para que así no la corrieran de su trabajo ya que ella debía enfocarse en estudiar para la maestría… la verdad el ambiente era hostil pero me cayeron bien las personas con las que conviví. Al finalizar los tres meses, esta persona me prohibió despedirme de compañeros e incluso de jefes “porque la iban a regañar”, solo me permitió hacerlo por mail. Al cuestionarla no me dio motivos y me hizo que casi me saliera por la puerta de atrás, sin darme explicaciones. Con esa grosería, apenada terminé por irme. Me sentí pésimo y preguntándome ¿hice algo mal? Porque estoy segura que dejé una mala imagen de la que yo NO soy. Para mí, la reputación es una parte TAN importante, de la congruencia de tu trabajo, por lo que me he dedicado a protegerla.

Es por eso que me veo en la penosa necesidad de escribir este texto, ya que no tengo ahora un medio para hacérselos llegar personalmente. Si me he dedicado durante este tiempo a empoderar a las personas, es momento de hacerlo por mí.

Durante cuatro años me dediqué a ser la “mayor” del barco en Epic Queen, ir a reuniones, tratar con clientes, vender e incluso cambiar la percepción de dos niñas mocosas intentando jugar a su empresita ¡vaya que me costó! Con orgullo les digo que en el último año, a pesar de remar contra corriente e ir a tocar puertas y seguir evangelizando cerré más de 16 clientes y aliados nuevos, haciendo dinero únicamente para pagar renta, comida y la empresa, todo comenzó a crecer exitosamente…

Sin embargo, a la par y durante poco más de dos años me sentí atacada, chantajeada y lastimada emocionalmente por la persona de la que más sentía comprensión y apoyo, quería que creciéramos en conjunto, por eso decidí estirar, aguantar y resolver los problemas en los que nos metía por su falta de tacto y mediar siempre las situaciones por tanto tiempo. Trate de solucionar, hablar y resolver siempre de frente cualquier situación y solo recibía evasiones, enojos y mensajes agresivos por WhatsApp, al siguiente día se portaba como si nada, así una y otra vez.

En octubre pasado en medio de un ataque de pánico me vi al espejo hecha mierda con preocupación y dije: “¿Qué estoy haciendo? Estoy haciendo lo que me gusta… Y literal ya no quiero, ya me cansé”, mis amigos más cercanos están de testigo que les hablaba para desahogarme porque de nuevo nos había metido en una bronca. Desde ahí descubrí qué decidir… por qué en pocas palabras “tenía un hijo” y me di cuenta que me casé con la persona equivocada.

Durante cinco meses estuve “overthinkeando” todo, ya que había cerrado dos proyectos gigantes (que aún no es el cierre final) y dije bueno, si ya me esperé tanto, termínalo cómo la profesional que eres y planea todo para que sea algo sano, justo, cordial y de la mejor forma, ya que existen muchas personas involucradas, incluso aún si tuviese que renunciar a lo que he trabajado tanto… Pero ya no podía seguir en esta relación pasiva-agresiva y pensé que la decisión más justa era proponer la división por partes iguales de Epic Queen donde se separaban las dos marcas construidas: Code Party (mi nuevo emprendimiento) y Epic Queen, la fundación. Habíamos quedado conformes con los acuerdos que establecimos, de los cuales ninguno ha respetado. Donde se iba a comunicar una evolución y no una separación (que ahora se están dando cuenta), entre muchas otras cosas que no tienen “progenitora” y se las sigue pasando por el arco del triunfo demostrando el por qué me estoy separando de una persona negativa en mi vida.

En medio de mis vacaciones me están llegando muchos mensajes por WhatsApp donde me entero que me quitaron mi correo Epic Queen de forma arbitraria y ruin, cuando aún sigo siendo socia legal de ésta y a su vez el contacto principal de dos clientes cuyos proyectos aún no se terminan, motivo por lo que no había terminado de comunicar a estos mi pronta separación, ni a personas queridas, todo por respeto a la organización que dirigí.

Pero bueno, cuando ya pensaba que no podía estar más decepcionada, triste y molesta me siguen sorprendiendo las acciones que las personas pueden tomar sin importarles ni un mínimo lo que éstas afectan a otros.

Amigos, gracias en verdad por su tiempo y su apoyo en Epic Queen, sinceramente no quería comunicárselos de esta forma, pero bueno, ya saben el por qué estoy tomando una decisión tan drástica.

Cuando algo o alguien te roban tu paz y tu salud, el costo a pagar es demasiado caro y en esta vida vinimos a ser felices y dejar nuestra huella. Después de entenderlo y meditarlo, ahora estoy más segura que no soy ni un proyecto, ni una marca, ni un trabajo… soy YO y punto.


Estoy súper feliz de comenzar este gran proyecto, Code Party, donde enfrentaré un nuevo reto en lo que más me apasiona: EDUCACIÓN y TECNOLOGÍA. Code Party creció y evolucionó. Se transformó para ser un proyecto de educación tecnológica orientado a niñas y niños que, a través del aprendizaje STEAM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas), los guíe de forma súper divertida a ser creadores de tecnología y no consumidores, con nuestro especial componente: FIESTA.

Para contactarme siempre estaré por acá o en mi nuevo correo dany@codeparty.mx

Les amo. Gracias por leer

Dany 💕

Dany González

Written by

Changing the world through #STEAM education with @CodeParty /Former @epicqueen / hobbie: i love connecting sponsors with people