El lugar donde se sueña para vivir.

Crecí en un un lugar que vive de sueños. Crecí en una burbuja. Crecí escuchando que me iba a morir. Crecí sin poder respirar. Crecí leyendo, escribiendo, cantando y hablando para alguien más.

Cuando era niña me asustaban los monstruos que salían de mis pesadillas cuando abría los ojos, rezaba para que no me alcanzaran, para que no me encontraran bajo las sábanas, para que mis papás me escucharan llorando atemorizada y llegaran a rescatarme. Crecí asustada, crecí valiente en este lugar que vive de sueños…

Crecí en un lugar en el que los niños desaparecían todos los días, seguro los alcanzaban los monstruos de sus pesadillas, seguro las sábanas no eran lo suficientemente oscuras o calientes, o grandes para ocultarlos.

Mis maestras me decían que debía crecer y casarme, tener hijos, darles de comer, educarlos, bañarlos, coserles su ropa, limpiar la casa… Mi papá me decía que debía ir a la universidad, viajar, ver el mundo… Mis amigas jugaban con barbies y tenían hijos imaginarios que también desaparecerían un día.

Pero crecí en una burbuja con aspiraciones, ignorando las noticias para no crecer herida, con el conocimiento de que vida sólo hay una y es para vivirla, con la paciencia y apreciación por el aire que entra a mis pulmones y permanece dentro de mí sólo lo suficiente para poder seguir hablando y recitando y gritando y cantando por mí y para mí. El oxígeno que sale ahora por mi boca convertido en dióxido de carbón y llega a ustedes con el pesar de cambiar al mundo una palabra a la vez.

Porque crecí leyendo y escribiendo, aprendiendo que todo es posible, que a pesar de sentirme pequeña el alma puede estirarse para ayudar a los demás….

O quizás en realidad no crecí y mis pesadillas son reales: la ciudad se cae en pedazos, las palabras son silenciadas, la poesía escasea y la música no suena ya. Quizás la noche cubrió con su manto mi cuerpo y he vivido un sueño todo este tiempo. Quizá mis rezos no fueron escuchados y los demonios, monstruos y ladrones escaparon de mi mente para tejer la burbuja en la que vivo y elijo soñar.

¿Será mejor el sueño y la creencia de una vida que no es mía a la realidad tan fría que enfrentamos en este país de sombras? Porque el lugar en el que vivimos no es seguro y la vida no es justa, lo que sabemos y no comprendemos nos persigue y la muerte de nosotros se ríe y las esperanzas se acaban y la fe languidece. En esta ciudad pequeña de sueños grandes que quizás no se cumplan jamás.

No quiero cerrar los ojos y ver a esa niña atrapada en la violencia, en el miedo, en las pesadillas… quiero vivir un sueño nuevo, un sueño más allá de las palabras, promesas vacías y fantasías.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Danyzh’s story.