COSAS QUE PASAN

Hoy es domingo 12 de marzo del 2017, y me desperté después de un mal sueño a eso de las 11:30 am. (duermo mucho, sí) con la sensación de que algo pasaba, esa sensación que te dejan los sueños fuertes como si aún estuvieses viviendo algo irreal en lo que tu mente y tu cuerpo se acostumbran a que ya despertaste.

Como toda adicta a la tecnología que soy lo primero que hice fue revisar mis redes sociales y quedé en shock total cuando vi algo. Para entender el porqué del shock total debo contar algo que me pasó este viernes 10 de mazo del 2017, o sea dos días antes.

Es un poquito personal y fuera del tema principal pero esa noche yo no iba a salir de mi casa pero unos amigos vinieron por mi y llegamos a casa de alguien que no conocía y el punto de todo es que nos llevo la policía y me quitaron 25$. Dinero que pretendía usar para salir el sábado pero pasó todo esto y obviamente el sábado no salí (o sea, anoche).

Obviamente el viernes y el sábado en la mañana estuve tan molesta que no quería saber nada de nadie, por el dinero que había perdido y por que no podía salir en la noche

Ahora, sabiendo lo que pasó el viernes podemos hablar de lo de anoche. Yo iba a salir con mis amigos como siempre al mismo lugar que vamos los sábados pero como no teníamos dinero por lo del viernes no fuimos. Me quedé durmiendo todo el día y toda la noche y todo bien, acepté mi destino de quedarme en casa como marginal.

Aquí viene el porque de mi shock total si yo hubiese ido a este lugar donde siempre voy, me hubiese tocado presenciar ciertas cosas que me pudiesen haber lastimado y hubiera tenido en definitiva una mala noche y me hubiera odiado por:

  1. Haber perdido 25$ el viernes.
  2. Aún así haber salido el sábado y encontrarme en ese tipo de situación.

Pero no fue así, porque algo me dijo que era suficiente mala suerte por un fin de semana y que me quedara en mi casa.

La vida es extraña y el universo trabaja de manera tan desordenada a la vista de las personas que casi nunca entendemos por que nos pasan las cosas, pero por situaciones como estas es que recordamos que todo tiene una razón de ser y que a veces tus acciones te protegen, y aunque no queramos aceptar muchas veces, que Dios siempre está de una manera u otra cuidándonos y protegiéndonos de vivir situaciones incomodas que nos hagan sentir mal.

En fin, hoy me desperté sintiéndome anonadada y agradecida.

P.D.: Dudé mucho en escribir sobre esto pero quizá a alguien más le ha pasado y total, casi nadie lee estas cosas.
Show your support

Clapping shows how much you appreciated Daphane’s story.