¡Que canten!

Que el 30 de setiembre los nicaragüenses cante su himno en tierras costarricenses.

Que canten por estar lejos de su patria. Que canten por la Nicaragua que se formó con un pedazo de cielo. Que canten por la unión entre dos pueblos hermanos, que tanto tenemos en común. Que canten por el deseo de estar junto a su mamá, su abuela y su sobrino que acaba de nacer.

¡Que se rompan en llanto cantando su himno!

Que canten para demostrarles a los políticos xenófobos de su país que acá no somos así, que acá les abrimos un espacio, les tendemos una mano amiga. Que canten pensando en el café que recogieron, en los melones que sacaron bajo ese sol intenso, en cada mezcla de cemento que han hecho para ayudar a construir este país.

¡Que canten! Porque no hay nada más hermoso que tener un pedacito de nuestro país estando en uno ajeno.

Que canten por las veces que puse una bandera de Costa Rica en la pared de mi cuarto cuando estudié en EE.UU. Que canten por la hermandad, por derribar barreras que hacen que nos sintamos unos mejores que otros. Que canten mientras guardamos silencio respetuosos de quienes son.

Que canten para demostrarle al mundo que somos diferentes, que aceptamos, respetamos e incluimos. Que canten por la paz.

Like what you read? Give David Barrientos V a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.